REYNAZUL.

lunes, 20 de febrero de 2017

Sudán del Sur El país más joven del planeta, donde la gente muere de hambre La ONU declaró la situación de hambruna y advirtió que más de 100 mil personas están amenazadas.

En Sudán del Sur, el estado soberano más joven del mundo, más de 100.000 personas están amenazadas por la hambruna, alertaron hoy tres agencias de Naciones Unidas, que declararon situación de emergencia en algunas zonas del convulso país africano.
"La hambruna afecta actualmente a zonas del estado de Unidad, en la centro-norte del país. Una declaración formal de hambruna significa que la gente ya empezó a morir de hambre", advirtieron la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).
Otro millón de personas está al borde de la hambruna en varias zonas del país en las que la agricultura se ha visto afectada por el conflicto militar surgido en diciembre de 2013 entre el presidente, Salva Kiir, y su antiguo vicepresidente, Riek Machar.
Decenas de miles de personas fueron asesinadas y 3,4 millones fueron desplazadas por el conflicto, incluidas más de 1,5 millones que huyeron al extranjero. Se trata de la mayor crisis de refugiados de África y la tercera más grande del mundo después de Siria y Afganistán.
Un total de 4,9 millones de ciudadanos, más del 40 por ciento de la población de Sudán del Sur, necesitan urgentemente alimentos y ayuda agrícola, según la información de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) publicada por el Gobierno, las tres agencias de la ONU y otras organizaciones humanitarias.
Se espera que el número de personas en situación de inseguridad alimentaria aumente hasta los 5,5 millones cuando se alcance el pico de la estación de carestía en junio.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió de que se estima que más de un millón de niños sufren desnutrición aguda en Sudán del Sur, incluidos más de 250.000 con desnutrición grave.
"Si no ayudamos inmediatamente a estos niños, muchos de ellos morirán", dijo el portavoz de Unicef en Sudán del Sur, Jeremy Hopkins.
Los tres años de conflicto socavaron la producción de cultivos en todo el país, mientras que la elevada inflación, de hasta el 800 por ciento interanual, y las pérdidas del mercado afectaron a áreas que tradicionalmente se sustentan en los mercados para satisfacer las necesidades alimentarias, dijo la agencia de la ONU.
"La hambruna se ha convertido en una trágica realidad en partes de Sudán del Sur y nuestros peores temores se han hecho realidad. Muchas familias han agotado todos los recursos de los que disponen para sobrevivir", dijo Serge Tissot, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Sudán del Sur.
Joyce Luma, del Programa Mundial de Alimentos (WFP), indicó que la hambruna es "obra del hombre". "Hemos advertido de que la ayuda humanitaria no puede hacer mucho si no existe una paz y una seguridad significativa", apuntó el informe citando a Luma.
Las conversaciones de paz entre el gobierno y los rebeldes, así como la formación de un Gobierno de unidad en abril de 2016, no frenaron los enfrentamientos.
Las agencias de la ONU describieron la situación como la peor catástrofe alimentaria desde que comenzó el conflicto.
"La situación de hambruna se puede mejorar en los próximos meses y el sufrimiento se puede mitigar si se proporciona urgentemente ayuda sostenible y adecuada", añadieron.
Fuente: DPA. ver nota completa en su fuente: clarin.com
Publicar un comentario