REYNAZUL.

sábado, 10 de septiembre de 2016

gastronomía Los chicos de Los Perejiles están "contentos" de tener un trabajo y ganar autonomía LOS JÓVENES CON SÍNDROME DE DOWN QUE, JUNTO A DOS DE SUS PROFESORES, CREARON HACE DOS MESES UN EMPRENDIMIENTO DE PIZZA PARTY CON MUCHO ÉXITO EN LA LOCALIDAD BONAERENSE DE SAN ISIDRO, ASEGURAN ESTAR “CONTENTOS” POR PODER TRABAJAR Y EMPRENDER SIN AYUDA UNA MULTITUD DE PEQUEÑAS ACCIONES DE LA VIDA COTIDIANA PARA LAS QUE ANTES DEPENDÍAN DE PADRES, FAMILIARES O TERAPEUTAS.

“Me gusta que hagamos pizzas y empanadas. A mí me sale todo (lo que hay que hacer), como cortar el queso en pedazos, y (en las fiestas) me dejan buena propina: 400 ó 300 pesos. La plata la juntamos para comprar (los insumos) y yo estoy ahorrando para casarme con mi novia”, cuenta Mateo Kawaguchi todo enharinado y vistiendo delantal y su gorro de cocinero.

El joven de 22 años conversa con Télam mientras trabaja con sus compañeros dándole forma a los bollos de masa en la casa del profesor Leandro López, sitio que por ahora sirve de base de operaciones.

De padres japoneses, Mateo asegura que “está contento” con el proyecto porque es su “primer trabajo” y “la gente nos trata bien”.

A Leandro López Padros, de 24 años, le gusta ser parte de “Los Perejiles” porque “estoy con mis amigos y nos reímos un poco”.

A poco de hablar, el joven deriva la conversación sobre las cosas que ahora puede hacer sin ayuda y que lo tienen tan orgulloso.

“Ya empecé a caminar solo y ayer me quedé solo en casa porque no estaban mis padres y listo, me hice la leche solo. También me animo a tomar el colectivo, si mañana me toca ir solo al colegio, voy gracias a (los profesores) Leandro y Kevin que me enseñaron”, contó.

El joven asegura que la plata que gana “la guardo para los viajes” que hacen en grupo a Villa Gesell o Santa Teresita con el Taller Sumando de esparcimiento, “y la propina la gasto para un alfajor”.

Mauricio Roldán, de 22 años, confiesa que le “gusta más servir” y los eventos donde hay muchos adultos mayores.

Franco, por último, está orgulloso de nunca haberse lastimado cuando corta el queso para las pizzas y cuenta que lo que más le gusta es trozar todos los condimentos de último momento como las salchichas, el huevo, las aceitunas y el jamón. fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario