REYNAZUL.

martes, 2 de agosto de 2016

Mercosur: Venezuela denuncia una “nueva triple alianza” en el bloque CARACAS ASEGURA QUE ESA ALIENZA ESTÁ CONFORMADA POR LA ARGENTINA, BRASIL Y PARAGUAY, PAÍSES QUE PROCURAN EVITAR QUE EJERZA LA PRESIDENCIA PRO TEMPORE DEL BLOQUE. ANTE ESE PANAROMA, DESDE CASA ROSADA INFORMARON QUE SE ESTÁ GESTIONANDO UNA REUNIÓN DE PRESIDENTES O CANCILLERES.

La Argentina, Brasil y Paraguay gestionan una reunión de alto nivel para rescatar al Mercosur de una aparente parálisis que amenaza con potenciarse luego de una denuncia de Venezuela acerca de la aparición de una “nueva triple alianza” entre esos países, que procura evitar que la nación caribeña ejerza la presidencia pro tempore del bloque.

Fuentes de la Cancillería argentina y de la Casa Rosada informaron este martes a Télam que se estaba procurando organizar cuanto antes una reunión de presidentes o cancilleres del Mercosur, que está afectado por una de las mayores crisis desde su creación, en 1991.

Los informantes dijeron que no estaban en condiciones de confirmar si esos contactos podrían concretarse esta semana en Río de Janeiro, donde varias presidentes del cono sur estarán de visita con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos.

Venezuela emitió este martes un comunicado en el que manifestó que se siente agredida por la decisión de la Argentina, Brasil y Paraguay de oponerse a que ejerza la presidencia pro tempore del bloque, algo que le correspondía por haber llegado su turno en la rotación semestral.

La Cancillería venezolana denunció “las maquinaciones de la derecha extremista del sur del continente, conformada en una nueva Triple Alianza, que ha venido actuando de manera artera, a través de maniobras leguleyas, para tratar de obstaculizar lo que por Derecho le corresponde" al país.

La alusión a la Triple Alianza es por la coalición militar que la Argentina, Brasil y Uruguay, en aquel caso, armaron para enfrentar a Paraguay en 1864.

El gobierno venezolano recalcó que su país ejerce la presidencia del bloque "legalmente" desde el 29 de julio, cuando terminó el período de Montevideo, y rechazó por eso "la invención de una fraudulenta" tesis de un vacío en la jefatura del bloque.

Para la cartera de Exteriores venezolana, esta triple alianza "pretende reeditar una suerte de Operación Cóndor contra Venezuela, que hostiga y criminaliza su modelo de desarrollo y democracia, una agresión que no repara incluso en destruir la institucionalidad y legalidad del Mercosur".
La Operación Cóndor fue el plan de coordinación que las dictaduras de la región sellaron en los 70 y 80 para perseguir opositores.

Señaló Caracas que detrás de este supuesto plan "están quienes siempre han conspirado contra la unión suramericana con el objetivo de imponer el Consenso de Washington", con "la falsa convicción" de hacer desaparecer la llamada "revolución bolivariana".

Paraguay y la Argentina ya habían anticipado su oposición al traspaso de la conducción desde Uruguay hacia Venezuela, mientras Brasil se había expresado anoche en el mismo sentido a través de una declaración pública de su canciller, José Serra.

Hoy, el gobierno interino de Brasil reforzó esas postura mediante una carta a las cancillerías de la Argentina, Paraguay y Uruguay en la cual afirma que no reconoce a Venezuela en la presidencia del Mercosur y muestra críticas al accionar del gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez.

La misiva del canciller José Serra también tuvo críticas hacia el gobierno de Uruguay, ya que se califica como "sin precedentes" y como "algo que genera falta de certezas" la decisión unilateral uruguaya de dejar la presidencia rotativa del Mercosur para que asuma Venezuela.

El tono contra Uruguay usado por el Palacio de Itamaraty, según O Estado de Sao Paulo, se produjo luego de que Montevideo no aceptara las condiciones pedidas por Serra para intentar aislar a Venezuela del Mercosur.

Serra y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), aliados clave de Temer y unidos a favor del juicio político contra Dilma Rousseff, viajaron a Uruguay el 6 de junio pasado para pedirle, sin éxito, al canciller Rodolfo Nin Novoa que mantuvieran el mandato hasta mediados de agosto para evitar pasarlo a Venezuela.

La conducción del bloque debía ser traspasada el sábado pasado de Uruguay a Venezuela, pero las objeciones de Paraguay, Brasil y la Argentina dificultaron el proceso y el Mercosur quedó expuesto a la acefalía.
La falta de acuerdo llevó a Uruguay a comunicar el viernes pasado que dejaba la presidencia, tras lo cual Venezuela anunció el sábado que asumía su turno de conducción, aun sin que mediara un acuerdo entre los socios. fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario