REYNAZUL.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

PROTESTA Centenares de refugiados impedidos de viajar a Alemania en la principal estación ferroviaria de Hungría Al grito de "Alemania...Alemania.." como una muestra clara del destino al que aspiran llegar, centenares de refugiados volvieron a protestar frente a la estación Keleti de Budapest, luego de que la policía húngara les impidiera abordar un tren.

Al borde la desesperación y muy enojados, los migrantes también voceaban el apellido de la canciller alemana Angela Merkel, e incluso varios gritaban "...Siria...Siria...", aludiendo a su país de origen.

La situación en la céntrica estación ferroviaria, que es la mayor terminal de trenes interurbanos e internacionales en Budapest, no varió desde ayer, cuando las fuerzas de seguridad húngaras impidieron que centenares de refugiados llegados de zonas de conflicto de Oriente Medio embarcasen en un tren rumbo a Austria y Alemania, algo que habían permitido el lunes.

En esta ocasión, alrededor de un centenar de policías antidisturbios bloquean la entrada a la estación sin que se hayan producido incidentes violentos de ningún tipo.

Los alrededores de la terminal se convirtieron en un improvisado campo de refugiados, casi sin apoyo de las autoridades


En tanto, los alrededores de la terminal se convirtieron en un improvisado campo de refugiados, casi sin apoyo de las autoridades.

Familias enteras duermen sobre el suelo, con cartones y mantas, mientras que los más afortunados cuentan con tiendas.

La intendencia anunció hoy que construirá una "zona de tránsito" para los varados.

Majda Nowss, una profesora de inglés de Alepo, Siria, que viaja con su marido y tres niños de entre diez y cuatro años, aseguró que el hormigueo continuo de gente no les permite descansar y lamentó que no les dejen seguir su ruta en dirección a Dinamarca, donde afirma que tiene un hermano abogado.

"Apenas podemos descansar, siempre hay gente por todas partes, y tampoco podemos ducharnos. ¿Por qué no nos dejan seguir?", describió según la agencia de noticias EFE.

Anoche un grupo de unos diez neonazis húngaros trataron de provocar a los inmigrantes agolpados lanzando lemas fascistas y diciendo que se marcharan del país, pero los voluntarios húngaros que ayudan a los refugiados mediaron y la situación no pasó a mayores.

Tras los disturbios, la intendencia de Budapest anunció que construirá una nueva "zona de tránsito" para los refugiados que llegan a la ciudad, en las cercanías de la estación Keleti.

Este nuevo espacio podrá acoger a entre 800 y mil personas y garantizará servicios de salud, agua potable y carpas para dormir, "pero no será un campamento para refugiados", señaló la alcaldía en un comunicado.

Los gastos de esta zona alcanzarían los 1,2 millones de euros y se construirá en la calle Verseny de Budapest, cerca de la terminal ferroviaria Keleti.

Varios de los refugiados no ocultaban su enojo, debido a que se les impide viajar hacia Alemania después de haber comprado pasajes, algunos por valor de más de cien euros, y tampoco pueden recuperar su dinero.

El Ejecutivo húngaro sostiene que con la restricción sólo cumple con sus compromisos con el espacio Schengen, como no permitir que personas de terceros países sin el correspondiente visado puedan acceder a medios de transporte internacionales.

Hungría es el primer miembro del espacio Schengen en la ruta de los Balcanes, que empieza en Grecia y por la que más de 150.000 personas han llegado al país centroeuropeo en lo que va del año. fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario