REYNAZUL.

lunes, 7 de septiembre de 2015

CRISIS DE REFUGIADOS Para un experto de Naciones Unidas, Argentina es "referente mundial" en la recepción de migrantes Autoridades de Naciones Unidas (ONU) y consulares destacaron hoy en la ciudad italiana de Milán a Argentina como "referente mundial" en su trato a los refugiados, y resaltaron la decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de recibir a personas que escapan de Siria.

"America Latina, y en particular Argentina, tienen los estándares de protección de personas refugiadas más elevados a nivel mundial", expresó Marco Formisano, del departamento regional para América de la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), durante su participación en el seminario "Cómo los migrantes alimentan el planeta".

"Muchos argentinos fueron refugiados durante la dictadura militar y hoy el país es referente mundial respecto de quienes buscan esa protección a nivel global. El proceso de 'Cartagena+30' demuestra el liderazgo de Sudamérica en elevar los estándares de protección de personas refugiadas. Argentina recibe como refugiados a personas que escapan de Siria, pero también bajo un visado humanitario que amplía los mecanismos de protección", expresó Formisano.

El cónsul general argentino en Milán, Luciano Tanto Clement, destacó que a partir de "la conmovedora foto de Aylan Kurdi, la cuestión migratoria recibió una atención masiva de la opinión pública", según enunció al abrir el seminario realizado en la Expo Universal Milán 2015, en el marco de una serie de encuentros titulados "La Argentina alimenta el debate".

"La idea de la realización de este seminario se remonta a comienzo de año y la repercusión que el tema tiene ahora era una ocasión inmejorable para que la Argentina transmitiera su experiencia positiva en materia de recepción de migrantes", contextualizó Tanto Clement.

Por su parte, Pierre Francesco Majorino, de la Comuna de Milano, celebró la iniciativa argentina y destacó que la exposición que se hace en la ciudad italiana hasta el 31 de octubre "no es sólo para el entretenimiento sino que también es una plataforma de debate para la comunidad internacional".

"Milán brindó apoyo a más de 76.000 refugiados sirios en los últimos años. Frente a la migración debemos abandonar el vocabulario dramático hacia un lenguaje positivo que vea al extranjero como un aporte al desarrollo y la conformación de la identidad de un país. La Comuna de Milano celebra que la Argentina utilice la Expo para promover el debate sobre la migración desde una óptica positiva", reforzó Majorino.

"La inmigración es parte de la historia del mundo, por lo que debe encararse de forma positiva y que arroje luz. Es una oportunidad que sella la identidad de un país y funciona como una gran plataforma de charla entre su pueblo y la cultura del inmigrante", pidió el representante italiano.

En esa línea, Martín Lettieri, vicecomisario del pabellón argentino, planteó que "los desafíos a los que se enfrentan las migraciones internacionales y la protección de refugiados son complejos, pero no deben abordarse desde el prejuicio o la discriminación".

"La situación humanitaria dramática no es nueva, y Argentina ha demostrado su identidad democrática y plural para abordarla desde hace muchos años. Podemos tener una mirada cerrada y excluyente sobre la inmigración o abierta, analizando la historia propia del país, sin prejuicios sobre la misma. La patria es el otro, y el otro también es el inmigrante, el extranjero. Por eso decimos que 'la patria es el inmigrante'", reforzó Lettieri.

En ese punto Alejandro Meringer, de la Dirección Nacional de Migraciones, planteó por tanto que "la ley argentina número 25.871 aprobada durante la presidencia del Dr.Nestor Kirchner, fue elogiada a nivel internacional para fomentar la política de inmigración real y que se apoya esencialmente en lo que declara la Constitución argentina donde dice "...y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino..." y que los inmigrantes accedan a educación, salud, arte y comercio".

"La Argentina rechaza el concepto de inmigración ilegal, sino que reconoce el derecho humano a migrar. Las personas migran con sus derechos humanos, tanto civiles y políticos como económicos, sociales y culturales", planteó Meringer, y sostuvo que "el enfoque de Argentina es aceptar la realidad de la migración facilitando su radicación y evitando su criminalización". fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario