REYNAZUL.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Arqueólogos hallan esqueletos abrazados de madre e hijo de hace 4 mil años.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- En la provincia de Qinghai, en China, un grupo de arqueólogos encontraron los esqueletos de una mujer y un niño, de 4 mil años de antigüedad, que se cree eran una madre y su hijo abrazados, ante lo que fue un terremoto.
Los restos óseos fueron encontrados abrazados, a poca distancia de otros esqueletos en el sitio arqueológico de la “Edad del Bronce”, conocido como la “Pompeya del Este”, misma que se cree que fue golpeado por un catastrófico terremoto e inundaciones en torno al año 2 mil antes de Cristo.
De acuerdo con el diario local The People’s Daily, los arqueólogos creen que la mujer trató de proteger a su hijo durante un poderoso terremoto que sacudió la provincia de Qinghai, China central.
Los expertos creen que el sitio fue golpeado por un terremoto y las inundaciones del Río Amarillo, pero aún no comprenden la magnitud exacta de la catástrofe.
Sin embargo, se cree que la catástrofe acabó con todo el asentamiento, dando lugar a comparaciones con Pompeya -aunque el sitio, conocido como Lajia- es más de 2 mil años más antigua que la antigua ciudad romana, dice por su parte el diario británico Daily Mail, que reseñó la noticia.
Las fotografías de los restos óseos muestran a la madre que mira por encima mientras se encuentra arrodillada en el suelo, con los brazos alrededor de su joven hijo. Los arqueólogos dicen que creen que su hijo era un niño.
Otro par de esqueletos se encontraron también en un abrazo, en el mismo sitio, pero estos restos óseos se encontraban tumbados en el suelo. Otros esqueletos también fueron descubiertos apilados, unos sobre otros.
Lajia es el sitio de excavación del desastre más grande de China, con cerca de 12 mil metros cuadrados y fue descubierto por primera vez en la década del 2000.
El sitio de excavación es de particular importancia histórica, porque sostiene pistas sobre una civilización temprana, “Edad de Bronce”, que vivió en la región superior del río Amarillo.
El equipo de arqueólogos presentaron sus hallazgos en una conferencia académica en la provincia de Gansu, noroeste de China, a principios de este mes.
Los esqueletos se encuentran ahora en exhibición en el Museo Lajia Ruinas, dice el diario británico. fuente: msn.com
Publicar un comentario