REYNAZUL.

sábado, 25 de julio de 2015

Nueva droga contra cáncer de pulmón Alternativa. Se utiliza cuando hay resistencia al medicamento utilizado tradicionalmente.

El viernes se presentó en Córdoba un nuevo medicamento para el tratamiento de un tipo específico de cáncer de pulmón. La droga se llama “ceritinib”, fue aprobada en abril del año pasado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y fue diseñada para inhibir las células tumorales sin dañar a las normales.
Este tipo de tratamiento se denomina “terapia dirigida sobre blancos moleculares”, precisamente por su precisión para detectar y frenar las células anormales.
Es útil en pacientes que tienen un tipo cáncer pulmonar de células no pequeñas con una alteración genética identificada como “Cpcnp ALK+”, que en América latina afecta a un 7 por ciento de los pacientes, según Eduardo Richardet, oncólogo clínico, presidente de la Comisión de Ética de la Asociación Mundial de Cáncer de Pulmón y director para Latinoamérica de Cáncer de Pulmón.
Su administración fue aprobada en marzo en la Argentina como tratamiento de segunda línea, posterior al uso de crizotinib, droga empleada hasta el momento.
“Con los tumores se da un proceso de resistencia, al estilo de lo que ocurre con los antibióticos. Por ello, al año de administrar crizotinib, el tumor suele volver a crecer por otras vías, pero ahora, con ceritinib, se pueden bloquear esos casos”, explica Richardet.
“Es 20 veces más potente que la otra droga –agregó– y, por lo tanto, puede bloquear mucho más las células tumorales, pasar las barreras y tratar las metástasis cerebrales que presentan entre un 25 y un 30 por ciento de los pacientes”.
Richardet aclaró que en Estados Unidos está aprobada como terapéutica de primera opción y que, estima, esa alternativa existirá en poco tiempo en el país.
Con este medicamento la sobrevida es, en promedio, de 18 meses a partir del control de la enfermedad y también mejora la calidad de vida de los pacientes.
“Sustituye a la quimioterapia, que implica introducir un medicamento que ataca células malas y buenas”, apunta Diego Kaen, oncólogo clínico, profesor de Clínica Médica II en la Universidad Nacional de La Rioja y director de Investigación del Centro Oncológico Riojano. Más efectividad y menos toxicidad son objetivos de la oncología moderna, por lo que las líneas de investigación farmacológica se orientan hacia ese escenario. fuente:lavoz.com.ar Por Josefina Edelstein*

Publicar un comentario