REYNAZUL.

domingo, 12 de julio de 2015

De Gaza a Jordania: la increíble historia de dos crías de león La guerra con Israel. Los compró un palestino al devastado zoológico de la Franja, destruido durante el conflicto con Israel. Mirá qué pasó después.

"Estamos muy tristes, eran como hijos para nosotros". Con esta frase Saadi Jamal se despidió de sus dos mascotas: dos cachorros de león de cinco meses, a los que tuvo que entregar a una reserva natural en Jordania porque ya no podía mantenerlos.
Jamal, un empleado de la Autoridad Palestina, que vive en el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, compró a Max y Mona cuando nacieron al destruido y cerrado zoo de Al Bisan, en Gaza, arrasado tras el ataque israelí contra la Franja hace un año.
Max y Mona se fueron a vivir a la pequeña casa de Jamal y sus seis hijos, en el atestado campamento de refugiados.  las cosas se fueron complicando.

Para ganar dinero, Jamal había previsto alquilarlos a parques de ocio o a restaurantes.
Pero, según él, alimentar a estas dos fieras costaba unos 29 euros(32 dólares) diarios, una cantidad enorme para un habitante de este enclave palestino bajo bloqueo israelí, donde los precios aumentaron desde la última guerra con Israel en el verano boreal de 2014.
Asimismo, Saadi Jamal no logró convencer al movimiento islamista palestino Hamas, que controla la Franja de Gaza, para que le concediera un terreno en el que crear un zoo para los leones y otros animales.

La asociación británica de defensa de animales Four Paws, que facilitó el traslado de los felinos a Jordania, había indicado el mes pasado que buscaba una solución a la "situación extremadamente inapropiada" en la que crecían los leones, ya que podrían convertirse en un peligro para su entorno.
La unidad del ministerio israelí de Defensa encargada de gestionar los asuntos civiles en los territorios palestinos anunció el domingo haber coordinado el traslado de Max y Mona a Jordania, vía Israel.
La ONG Four Paws indicó que los padres de Max y Mona habían sido introducidos en la Franja de Gaza a través de los numerosos túneles clandestinos entre el territorio palestino y Egipto. La asociación estima en unos cuarenta ejemplares el número de leones en el enclave.
El viaje  Mona y Max de su pequeña vivienda a Jordania no fue sino con más complicaciones. Four Paws intentó inicialmente transportar a los animales el viernes a través de territorio israelí. Pero Israel dijo que los leones y la comitiva se presentaron sin ninguna coordinación previa después que el cruce de Gaza a Israel cerró el viernes. Ergo, los leones y los transportistas durmieron en un hotel de Gaza hasta la reapertura del cruce el domingo.
(Fuente: agencias). fuente: clarin.com
Publicar un comentario