REYNAZUL.

jueves, 25 de junio de 2015

Milagro en la selva colombiana: una mamá y su bebé sobreviven cinco días tras un accidente aéreo Intenso operativo de búsqueda . La joven madre, de 18 años, y su hijo de un año estaban desaparecidos desde el sábado, cuando el avión en el que viajaban se estrelló. Fueron encontrados con heridas leves en la lluviosa y convulsionada región selvática del Chocó.

Una madre y su bebé de un año fueron protagonistas de un verdadero milagro en la selva colombiana, ya que, tras sufrir un accidente aéreo, lograron sobrevivir durante cinco días en la selva colombiana, en la región del Chocó.
"La señora tiene heridas y quemaduras leves y el niño aparentemente se encuentra ileso", señaló la Fuerza Aérea COlombiana (FAC) en un comunicado. "Es un milagro. Es una zona muy selvática. El accidente fue catastrófico. Su espíritu de madre debe haberle dado las fuerzas", dijo el coronel Héctor Carrascal, comandante del Comando Aéreo de Combate N° 5, una base aérea y cuartel de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) en el departamento de Antioquia, a cargo de las tareas de búsqueda y socorro.
María Nelly Murillo, de 18 años, y su bebé, Yudier Moreno, fueron hallados vivos en una región que es una de las más lluviosas del planeta y tiene una presencia predominantemente del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Durante los días en la selva, la joven se alimentó con agua de coco y así logró mantenerse consciente. Contó que se alejó del avión accidentado por temor a una explosión. El martes se encontró con un indígena que le prestó ayuda.

El avión en que viajaban, un bimotor Cessna 303 que prestaba servicios de taxi aéreo, cayó el pasado sábado cuando volaba entre Quibdó, capital departamental, y Nuquí, una localidad muy turística ubicada a orillas del océano Pacífico. Desde el momento que desapareció la aeronave, la Fuerza Aérea dispuso un avión de búsqueda y rescate que sobrevoló el área donde se sospechaba que había caído. El fuselaje fue identificado el domingo, cuando se confirmó la muerte del piloto y se verificó la posibilidad de sobrevivientes al encontrarseabierta la puerta del aparato.

La mujer contó que “se subió como a una colina con su bebé y empezó a gritar”, explicó la doctora Jasbleidy Moreno. Un equipo de 14 rescatistas accedió al lugar mediante sogas y comenzó las labores de búsqueda. "Hoy era el ultimo día previsto para las tareas de este equipo cuando apareció la señora cerca del lugar del accidente", dijo el coronel Carrascal.

La mujer tiene diferentes heridas y quemaduras en distintas partes del cuerpo, mientras que su hijo está aparentemente ileso, por lo que se puede observar en fotografías. Madre e hijo fueron trasladados por las autoridades a instalaciones médicas de Quibdó para hacerles  chequeos de salud. 

Fuente: Agencias. fuente. clarin.com
Publicar un comentario