REYNAZUL.

miércoles, 24 de junio de 2015

MEDIO ORIENTE La violencia del EI desplazó a más de tres millones de personas en Irak Más de 3 millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares en Irak desde que el Estado Islámico (EI) empezó su ofensiva en el país, en junio de 2014, una cifra que se presume llegará a los 10 millones, casi un tercio de la población, a fin de año, informó la principal organización mundial para las migraciones.

En su objetivo de instaurar un califato en Irak, el EI logró tener el control una tercera parte de su territorio, una grave situación que devino en combates de las tropas iraquíes y desde agosto en la intervención aérea de una coalición liderada por Estados Unidos, que había retirado sus tropas en 2011 tras 8 años de invasión.
Un informe de la intergubernamental Organización Internacional de Migraciones (OIM) presentado hoy en Bagdad precisó que al menos 3,09 millones de personas se desplazaron entre enero de 2014 y el 4 de junio en 18 provincias iraquíes.

El reporte de la OIM señaló que más de 276.000 personas fueron desplazadas entre abril y junio
La OIM especificó que la mayoría de los desplazados son de la provincia mayoritariamente sunnita de Al Anbar, en el oeste del país y limítrofe con Siria -donde el EI también quiere instaurar un califato-, que el año pasado fue capturado por el grupo yihadista tras un ataque relámpago.

Los combates en Al Anbar se intensificaron desde hace unos meses mientras el Ejército iraquí, apoyado por los ataques aéreos de una coalición liderada por Estados Unidos, trata de arrebatar el territorio que actualmente domina el grupo extremista.

El reporte de la OIM señaló que más de 276.000 personas fueron desplazadas entre abril y junio al arreciar los combates en la capital de Al Anbar, Ramadi, que finalmente cayó en manos del EI el mes pasado.

Al menos 45% de los desplazados de Anbar huyó hacia Bagdad, mientras que el 35% escapó a otros sitios de la desértica provincia.

Irak está agobiado por la violencia desde que el EI entró por primera vez a Al Anbar a finales de 2013 entre fieros combates con las fuerzas de seguridad del país que obligaron a cientos de civiles a abandonar sus casas. 

De hecho, Al Anbar es la única provincia iraquí en la que no se pudieron celebrar las elecciones presidenciales de mayo de 2014.

El grupo yihadista sunnita lanzó después un ataque fulminante hacia el norte de Irak en junio pasado, y entre otras acciones violentas advertían a los no sunnitas que los matarían u obligarían a pagar tributo si no se convertían al EI.

Las urgencia humanitaria es de tal magnitud que la ONU advirtió que se necesitan 500 millones de dólares para poder brindar ayuda hasta finales de este año
 Pese a que impulsó una gran persecución contra minorías religiosas, como yazidis, musulmanes chiítas o los cristianos, la realidad es que el 85% de los desplazados actualmente en Irak son sunnitas.

La OIM indicó que más de 2 millones de los desplazados están alojados en viviendas privadas y más de 638.000l en refugios.

Las urgencia humanitaria es de tal magnitud que la ONU adviritió que se necesitan 500 millones de dólares para poder brindar ayuda hasta finales de este año, porque de lo contrario tendría que reducir sus operaciones a la mitad, informó la agencia de noticias EFE.

La semana pasada, más de 1.500 habitantes de Tikrit, capital de la provincia de Saladino y 130 kilómetros al norte de Bagdad, regresaron a sus casas una vez que fuerzas de seguridad iraquíes y milicias aliadas arrebataron la ciudad al EI.

Pero esa cifra palidece cuando se le compara con los 150.000 que habitaban la urbe antes de la llegada del grupo extremista.

Autoridades iraquíes advirtieron que aun cuando las operaciones militares contra los islamistas en Tikrit finalizaron, se requieren enormes trabajos para reconstruir la infraestructura y las casas destruidas, así como asegurarse de que el suministro de agua y electricidad funcionen. fuente. telam.com.ar
Publicar un comentario