REYNAZUL.

sábado, 9 de mayo de 2015

LUEGO DE LAS DENUNCIAS Guatemala: la renuncia de la vicepresidenta sacude al gobierno y traslada la expectativa a los próximos pasos de Pérez Molina Guatemala quedó envuelta en el mayor escándalo político desde que recuperó la democracia, en 1985, con la renuncia de la hasta ayer vicepresidenta Roxana Baldetti, acusada de integrar una red de corrupción y ahora sin inmunidad, por lo que puede abrirse un proceso en su contra, mientras se espera que la semana próxima el presidente Otto Pérez Molina envíe al Congreso una terna para la designación de un nuevo vice.

Acorralada, con pedidos de renuncia que iban desde organizaciones sociales y sindicales hasta las grandes cámaras empresarias, Baldetti presentó anoche su dimisión al cargo, en un paso que sienta un precedente histórico en el país.

La renuncia de Baldetti fue informada a los periodistas por el presidente Pérez Molina, en una breve conferencia de prensa celebrada en la Casa Presidencial y en la que apenas concedió tres preguntas.

Periodista y docente, la ahora ex vice vio cómo en apenas tres días la poderosa cúpula empresarial del país exigía su cabeza debido al escándalo de corrupción destapado el pasado 16 de abril por un organismo de las Naciones Unidas, la Corte Suprema daba paso a su antejuicio y el Congreso la citaba para escucharla.

Mientras crecían las protestas en las calles y se instalaba la consigna “Renuncia Ya” en las redes sociales, Baldetti se jugó una última carta para evitar un juicio que parecía cantado y presentó un recurso de amparo ante la Corte de Constitucionalidad, la máxima instancia jurídica en Guatemala, para revertir el fallo del Supremo e impedir que le retiraran la inmunidad.

El Congreso igual avanzó y designó a la comisión que estudiaría su conducta, con Salvador Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Lider), como presidente de ese cuerpo elegido por sorteo. El hermano de Baldizón, Manuel Baldizón, es el principal candidato opositor a la Presidencia para los comicios el 6 de septiembre, con lo que la suerte de la funcionaria se complicaba aún más.

El Gobierno empezó a ver cómo el desgaste de Baldetti hacía mella en una popularidad que iba en caída y la proximidad de las elecciones obligaron a Pérez Molina a tomar una decisión: tras varias reuniones con la vicepresidenta, ella acordó, según él de manera voluntaria, dimitir para "eliminar toda sospecha" que pudiera haber sobre su labor.

Guatemala registra ya un precedente de un vice renunciante, aunque las coincidencias son nulas: Francisco Villagrán Kramer, fallecido hace unos cuatro años, fue vicepresidente del país durante la administración del general Fernando Romeo Lucas García (1978-1982), y renunció el 1 de setiembre de 1980, tras el incendio de la embajada de España en Guatemala a manos de las fuerzas de seguridad y el incremento de la represión oficial en contra de los opositores.

Al renunciar al Gobierno, Villagrán señaló que la violencia política que padecía el país obstruía el proceso democrático al que aspiraban los guatemaltecos y que él no estaba dispuesto a formar parte de un sistema con el que no se sentía identificado.

Baldetti llegó a mayo señalada con insistencia por distintos sectores luego de que la Comisión Internacional contra la Impunidad para Guatemala (Cicig) de la ONU desarticulara una estructura criminal dedicada a la defraudación tributaria y a maniobras irregulares en la Aduana, red que dirigía su secretario privado, Juan Carlos Monzón, ahora prófugo de la justicia. Por el caso hay 27 detenidos.

El Congreso se reunía esta tarde para cumplimentar algunos pasos formales: conocer la carta de renuncia, verificar que la forma sea auténtica y aprobarla con dos tercios de sus miembros.
Algunos grupos y organizaciones convocaron a reunirse esta misma tarde en las afueras del palacio legislativo para xtender el repudio a todo el oficialismo y, en algunos casos, exigir también la salida del cargo del mandatario Pérez Molina.

La Constitución establece que "en caso de falta absoluta del vicepresidente de la República o renuncia del mismo, será sustituido por la persona que designe el Congreso de la República, escogiéndola de una terna propuesta por el Presidente de la República".

Se estima que la semana próxima el presidente Pérez Molina mandará el listado de sus tres candidatos. El elegido completará el mandato de Baldetti, que se convirtió en la primera mujer en ocupar la vicepresidencia al ganar como escolta de Pérez Molina el balotaje en 2011.

El último dato polémico lo puso hoy el ministro de Finanzas, Dorval Carías, que reveló que Baldetti cobra su sueldo hasta que el Congreso acepte su renuncia y que luego deberá ser indemnizada. fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario