REYNAZUL.

martes, 26 de mayo de 2015

ESPAÑA Terremoto en el partido popular de Rajoy tras la debacle en las municipales y autonómicas La ausencia de autocrítica por parte del presidente del gobierno español tras la debacle de su Partido Popular (PP) en las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo, abrió hoy una crisis en la derecha española: algunos destacados dirigentes reclamaron públicamente cambios y otros preparan su retirada.

Rajoy reunió a la conducción ejecutiva del PP en la sede central de la calle Génova el día después de los comicios, pero su mensaje de continuar con la misma estrategia política hasta las elecciones generales de fin de año, sin hacer cambios en el gobierno ni en el partido, no logró calmar a algunos de los principales líderes territoriales castigados en las urnas.
El primero en elevar la voz fue el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien ayer no estuvo en la reunión pero hoy lanzó dardos envenenados contra Rajoy, a quien le pidió que reflexione acerca de si debe buscar o no la reelección.

"Yo le diría al presidente: mírate al espejo y respóndete a ti mismo", dijo Herrera en declaraciones a emisora Onda Cero.

"Si él considera que es el candidato, tiene todas las razones, legitimidades y motivos para serlo", añadió el barón del PP, que resultó vencedor en su comunidad pero perdió la mayoría absoluta, lo que le llevó a plantearse la posibilidad de no ser candidato a la investidura.

Las palabras de Herrera resonaron con fuerza hasta la aparición de la polémica líder del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, que pese a vencer en la capital -por un estrecho margen- se verá superada por la candidatura de izquierda "Ahora Madrid" de Manuela Carmena, quien está en condiciones de gobernar con el apoyo de los socialistas.

"Yo le diría al presidente: mírate al espejo y respóndete a ti mismo"
Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León
En claro contraste con la actitud de Rajoy, Aguirre no sólo abogó por una "refundación profunda del PP", que ella está dispuesta a liderar en Madrid, sino que también pasó a la ofensiva proponiendo "un frente de todos contra Podemos" para evitar que utilicen el ayuntamiento de Madrid para llegar a La Moncloa.

"Creo que el señor Rajoy estará preocupadísimo y tratando de buscar las mejores soluciones, porque es verdad que los electores nos han aplicado un correctivo muy importante", dijo en una concurrida conferencia de prensa.

"Los resultados son muy malos y no los vamos a enmascarar", añadió, para luego apuntar que serán "un acicate para acometer en el partido todas las reformas y cambios necesarios".

"Me propongo llegar al fondo de la regeneración, el PP requiere una refundación", subrayó Aguirre.

Antes de los comicios, fuentes de su entorno aseguraron que Aguirre buscaría arrebatarle el liderazgo del PP a Rajoy en caso de conseguir un triunfo en la capital y en escenario de claro retroceso de los conservadores en el resto del Estado. La primera premisa se cumplió a medias.

No obstante, Aguirre demostró que no está dispuesta a tirar la toalla, con lo que Rajoy puede tener graves problemas de cara a sus aspiraciones de reelección si crece la presión en torno a su figura por los catastróficos resultados del domingo.

En las elecciones municipales el PP perdió 2,5 millones de votos y la gran mayoría de los gobiernos de las capitales, y en lo que respecta al poder territorial se impuso en 9 de las 13 regiones autonómicas que fueron a las urnas pero no logró revalidar ninguna mayoría absoluta.

Además, la derecha podrá gobernar en Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja sólo si pacta con Ciudadanos; y con toda probabilidad perderá Aragón, Islas Baleares, Cantabria, Castilla La Mancha y la Comunidad Valenciana, si el Partido Socialista (PSOE) logra acuerdos con los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos.

Entre los errores cometidos por la dirección del PP, Herrera señaló que se "abusó" del discurso de la recuperación cuando ésta "no era percibida por muchas familias" y, a pesar de elogiar el liderazgo de Rajoy durante la crisis económica, abogó por la necesidad de que su partido apueste por una "renovación generacional".

La actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que no fue candidata a la reelección -su lugar lo ocupó Aguirre- también se sumó al cuestionamiento invitando a la cúpula del PP a "hacer una reflexión" y "tomar medidas" luego de las calamitosas elecciones municipales y autonómicas.

"Sería engañarnos a nosotros mismos no decir que el resultado ha sido muy malo, es evidente que ha sido muy malo", dijo la esposa del ex presidente conservador José María Aznar, contradiciendo a Rajoy.

Entre los críticos figuran también la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, quien consideró que las urnas mostraron un "rechazo a la marca del PP" que "hay que corregir", y el presidente valenciano, Alberto Fabra, que abogó por un "cambio de comportamientos y actitudes".

Ambos evalúan retirarse, en el caso de Fabra, anunció que no se presentará para la reelección en el próximo Congreso del PP valenciano, que aún no tienen fecha.

En medio de esta convulsión, Rajoy acudió hoy a una sesión de control al Senado, donde no fue recibido con el habitual entusiasmo por parte de sus senadores, puesto que la mitad de ellos se habían ausentado del hemiciclo, en el que el PP tiene mayoría absoluta.

Tras la entrada poco triunfal, el presidente del gobierno tuvo que hacer frente a pedidos de dimisión por parte de la oposición, ante la cual volvió a sacar pecho del triunfo electoral del domingo.

"El Partido Popular ha tenido dificultades en estas elecciones pero ha sido la fuerza política más votada por los españoles por encima de su partido", le dijo Rajoy a la senadora del PSOE por Navarra, María Victoria Chivite, a la que le recordó iróncamente que su candidatura fue la quinta fuerza en la norteña comunidad, por lo que si siguen así "tardarán bastante en llegar al gobierno".

"Usted señor Rajoy no ha hecho más que recoger el fruto de lo que ha sembrado. Los españoles le han empezado a dar la espalda, así que vaya haciendo las maletas", le había espetado Chivite poco antes a un Rajoy que se muestra impermeable a las críticas, tanto internas como externas. ver nota completa en su fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario