REYNAZUL.

domingo, 16 de noviembre de 2014

El Estado Islámico decapitó a otro rehén de los EE.UU. Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) anunciaron este domingo la ejecución del rehén estadounidense Peter Kassig y de una veintena de supuestos soldados sirios, con lo que insisten en su campaña de terror, dirigida especialmente contra Estados Unidos.

Al final de un video de unos quince minutos difundido por internet y que no ha podido ser verificado, un extremista de esa organización vestido completamente de negro apunta con un cuchillo hacia una cabeza ensangrentada que tiene a sus pies, la cual -dice- pertenece a Kassig.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó este domingo a través de un comunicado la muerte del cooperante estadounidense. "Hoy ofrecemos nuestras oraciones y nuestras condolencias a los padres y familiares de Abdul-Rahman Kassig, también conocido como Peter. No podemos empezar a imaginar su angustia en este momento doloroso", indicó en el mensaje.

En el video el verdugo justifica la decapitación del ciudadano estadounidense, de 26 años, con el argumento de que sirvió en el Ejército de su país en Irak.

Tras abandonar el Ejército, Kassig fundó la organización humanitaria Special Emergency Response and Assistance y se desplazó a Siria para ofrecer sus servicios.

El joven estadounidense fue secuestrado el pasado año, en la provincia de Deir al Zur, situada en el noreste de Siria.

Recientemente, un grupo de amigos pidió su liberación desde Líbano, al igual que habían hecho anteriormente sus padres, que recordaron el interés de su hijo por ayudar a los refugiados sirios.

A falta de confirmación oficial, parece -no obstante- que su nombre pasó a engrosar la lista de extranjeros secuestrados y asesinados en los últimos meses por el Estado Islámico.

Entre estos últimos están los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff y los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, mientras que continúa cautivo el periodista británico John Cantlie.

El Reino Unido condenó hoy el nuevo acto de barbarie, así como Francia, que reafirmó su voluntad de seguir combatiendo contra ese grupo extremista.

Los padres de Kassig, que se convirtió al islam adoptando el nombre de Abdul-Rahman, han pedido el respeto de su privacidad mientras esperan la confirmación del Gobierno estadounidense de la autenticidad del video.

"Estamos al tanto de las de noticias que están circulando sobre nuestro querido hijo y estamos a la espera de confirmación por parte del gobierno de la autenticidad de esas informaciones", indicaron Ed y Paula Kassig.

El EI ya había amenazado en octubre pasado con ejecutar a Kassig si no cesaban los bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra sus posiciones en Irak y Siria.

En este nuevo video, el hombre que anuncia en inglés la muerte del cooperante insiste en seguir luchando contra Estados Unidos, país al que acusa de haber vuelto a Irak para combatir a los yihadistas tras protagonizar la invasión de ese país entre 2003 y 2011.

Según el Estado Islámico, la cinta fue grabada en la pequeña localidad de Dabiq, en el norte de Siria, que ha cobrado especial simbolismo para los radicales, que la dominan.

El grupo cree en una profecía supuestamente atribuida a Mahoma según la cual la "gran batalla" entre los musulmanes y los "infieles" se desarrollará en Dabiq y el día del Juicio Final llegará con la victoria de los primeros.

En otra parte de la grabación, que denota un dominio avanzado de la técnica audiovisual, aparece un grupo de yihadistas que agarran sus respectivos cuchillos y degüellan a una veintena de hombres que supuestamente son soldados del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

En su guerra abierta contra el terrorismo y los rebeldes que se levantaron en marzo de 2011 contra el régimen de Al Asad, las fuerzas gubernamentales sirias están combatiendo contra los grupos yihadistas en distintas partes del país.

Durante la cumbre del G20 que concluye hoy en Australia, el presidente estadounidense, Barack Obama, descartó hacer frente común con el presidente sirio, en el marco de la campaña aérea internacional lanzada contra el EI en Siria.

Parte de los bombardeos de la coalición internacional están cayendo sobre la localidad kurda de Kobani, en el norte de Siria y junto a la frontera turca.

Allí, han muerto 712 yihadistas y 397 milicianos kurdos desde que hace dos meses el EI iniciara una ofensiva para tomar el control del municipio, según datos de la organización Observatorio Sirio de Derechos Humanos.  fuente: minutouno.com
Publicar un comentario