REYNAZUL.

viernes, 7 de noviembre de 2014

ANOCHE Son 66 heridos por una explosión en una planta de químicos en Córdoba La cifra de lesionados, dos de los cuales se encuentran en grave estado, fue dada a conocer por el ministro de Salud, Francisco Fortuna. La explosión ocurrió anoche en barrio Alta Córdoba, en la capital provincial.

Los más comprometidos son una mujer de 70 años y un joven de 20 que sufrieron traumatismos, ambos derivados al Hospital de Urgencias y "con pronóstico reservado", según precisó esta mañana la jefa de guardia del centro de salud, María Quelas.

La médica detalló que el joven, de 20 años e identificado como Pablo Amaya, padece “traumatismo de cráneo y debió ser intervenido quirúrgicamente. También presentaba traumatismo de tórax y de estómago grave”.

Explicó que “su condición es estable y se espera la respuesta de la operación”, por lo que permanecía con respiración mecánica.

Sobre la mujer, aún no identificada, manifestó que fue encontrada inconsciente en la calle, en las cercanías de la fábrica siniestrada, con un traumatismo de cráneo y de tórax “muy grave”, con contusión pulmonar.

Indicó que en este caso "no se necesitó cirugía” y comentó que su estado también es “estable y con pronóstico reservado”.

Quelas también mencionó una tercera persona internada, un hombre mayor y con “discapacidad neurológica” que también fue encontrado inconsciente aunque "su estado no reviste gravedad”.

Las otras dos personas que permanecen en observación son un policía y un bombero, los primeros en llegar para intentar apagar el incendio, pero ambos "evolucionan bien" en Policlínico Policial, según indicó el ministro Fortuna.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Daniel Passerini, manifestó hoy que hay familias evacuadas por los peligros de derrumbes de sus viviendas y que en todos los casos están siendo asistidos por la cartera que dirige.

Algunos de estos vecinos comenzaron esta mañana a volver a la zona de sus hogares, muchos de ellos destruidos por la onda expansiva de la explosión que causó serios daños materiales.

“Perdimos todo y nadie quiere hacerse cargo. No estaba con mi familia, pero sí estaban mi hermano y mi mamá y si no fuera por mis vecinos no hubieran podido salir”, relató una joven que vive a pocos metros de la planta siniestrada.

“Me estaba preparando para ir al gimnasio y veo llamas y un líquido viscoso. Salieron todos los vecinos a la calle y tuve que sacar a mi tío y mi mamá de la casa en el momento en que se escucharon varias explosiones”, manifestó otro vecino al canal de noticias TN.

El gobernador José Manuel de la Sota, junto a funcionarios de distintas áreas, recorrió ayer la zona afectada para comprometer la asistencia a los damnificados, además de garantizar la seguridad para los vecinos, ya que una amplia franja del barrio Alta Córdoba se encontraba sin energía eléctrica como una medida preventiva.

“El cráter es enorme. Hay gases y las viviendas vecinas destruidas”, señaló ayer el mandatario provincial al llegar al lugar e informó que hoy comenzarán a realizar un “censo de daños”.

El siniestro tuvo origen en un principio de incendio que se había registrado, alrededor de las 20, en la empresa de productos químicos Raponi, de propiedad de Sergio Raponi, ubicada sobre Avellaneda al 3000, casi esquina Góngora, y a las 20.49 ocurrió la explosión al alcanzar las llamas algunos de los productos químicos.

La fuerte explosión se sintió a varios kilómetros a la redonda de la capital de Córdoba, en tanto la onda expansiva daño las estructuras de varias viviendas, de comercios y también dañó algunos vehículos, particularmente en las aberturas de vidrios.

Personal de Bomberos, de Defensa Civil, de Salud y de otros organismos oficiales, como así también de las empresas de servicios, trabajaron durante toda la noche en un cordón sanitario y de seguridad para prevenir situaciones delictivas por la oscuridad y también para resguardar la salud de las personas afectadas, además de asistirlas socialmente.

El siniestro también arrasó con un taller de chapa y pintura contiguo a la fábrica que se incendió en su totalidad.

El ministro Fortuna destacó que el servicio de primeros auxilios “funcionó correctamente y se pudo atender rápidamente a todas las personas que consideramos debían recibir asistencia médica”.

En tanto, el titular de Fiscalización del municipio capitalino, Sergio Fernández, precisó que la fábrica siniestrada “estaba habilitada por Bomberos, desde el 2009, para la fabricación de de tintas y pigmentos”, al igual que para el “envasado de productos no inflamables”, como el caso de detergentes.

El funcionario también precisó que la última inspección en la fábrica fue en el mes de octubre.

En las primeras horas de esta mañana se continuaba trabajando en el lugar, particularmente los peritos que tratarán de establecer las causas que originó el incendio, además de las características de los productos químicos que se manipulan en el lugar.

Mientras tanto, la investigación judicial del hecho quedó en manos de la fiscal provincial de turno, Eve Flores. ver nota completa en su fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario