REYNAZUL.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Un trasatlántico rescata a 300 sirios en el Mediterráneo Drama humanitario.Habían naufragado en una precaria embarcación. Y se lanzó un operativo. Pero al final fue un crucero de turismo el que los salvó. Entre los refugiados hay 50 chicos. Fueron llevados a Chipre.

Al fin al fue el crucero de turismo "Salamis Filoxenia" el querescató de un embravecido Mediterráneo a 300 refugiados sirios, que habían naufrago en una pequeña embarcación pesquera en la noche del miércoles.
El "Salamis Filexenia" llevó a los refugiados hasta el puerto chipriota de Limassol, donde ninguno de los 300 sirios quiso bajar. No fue sino después de intensas horas de negociación que la policía de Chipre los "convenció" para que desembarcaran. Todos querían ir a Italia.
"Hacia las cinco de la mañana apagaron las luces a bordo del barco y luego entró la policía", relató un testigo. Poco después, los refugiados salieron del barco visiblemente alterados. "Usamos presión pero no violencia", afirmó el ministro chipriota de Justicia, Ionas Nikolaou en la radio.
El director de la empresa de cruceros "Salamis Cruise Lines", Kikis Vassiliou, lamentó las pérdidas sufridad por la compañía como resultado del rescate y las cifró en cientos de miles de euros.
"Fue una operación bastante difícil", contó Vassiliou, aunque no ofreció detalles.
Según las autoridades chipriotas, casi todos los refugiados son originarios de Siria. Entre ellas hay muchas familias con unos 50 chicos. Los inmigrantes fueron llevados hoy en varios grupos a un campo de refugiados situado al oeste de Nicosia, la capital de la isla mediterránea.
Chicos muy pequeños con sus mamaderas y chupetes formaban parte del contingente de refugiados. Trabajadores sociales dijeron que unos ocho estaban deshidratados. Dos niños fueron llevados a un hospital. Y un hombre intentó ahorcarse, pero la policía intervino a tiempo para frustrar el suicidio, informó la emisora televisiva estatal RIK.
Algunos refugiados dijeron a las autoridades que habían pagado 6.000 euros (unos 7.650 dólares) por persona a una banda de traficantes de personas para que los llevara de Siria a Italia. El jueves, sin embargo, el capitán y la tripulación habían abandonado en secreto el barco pesquero dejando a la gente abandonada a su suerte.
Miles de refugiados han muerto en los últimos meses en el Mediterráneo.
Las autoridades de Chipre, Grecia e Italia prevén una oleada de refugiados todavía mayor. Según el gobierno griego, tan solo a lo largo de la costa turca del mar Egeo están esperando más de 100.000 personas provenientes de Cercano Oriente la oportunidad de trasladarse a Grecia.
(Fuente: Agencias). fuente: clarin.com
Publicar un comentario