REYNAZUL.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Obama advierte que la epidemia de ébola está “fuera de control” Un virus que ya dejó más de 2.400 muertos en Africa occidental El presidente de EE.UU. anunció que enviará 3.000 militares a Africa para colaborar con el control sanitario.

El presidente estadounidense Barack Obama advirtió ayer que el virus del ébola está “fuera de control” y que “el mundo tiene la responsabilidad de actuar” frente a esta epidemia que ya dejó más de 2.400 muertos. Por eso anunció que enviará 3.000 militares a Africa occidental para colaborar con las medidas de control sanitario que las autoridades de Liberia, Sierra Leona y Guinea pusieron en práctica.
“Esta es una epidemia que no es sólo una amenaza para la seguridad regional, es una amenaza potencial para la seguridad mundial si estos países se quiebran, si sus economías se quiebran y la gente entra en pánico”, sostuvo Obama, quien aclaró que mucha gente muere en calles de los países afectados. Y advirtió que “el ébola se está viralizando, está fuera de control”. El mandatario señaló que su país acepta la “responsabilidad” que piden los organismos internacionales y los países africanos más afectados. “Frente a este brote, el mundo está buscando a Estados Unidos y es una responsabilidad que estemos dispuestos a involucrarnos”, señaló, en el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Atlanta. “Estamos preparados para asumir el liderazgo de esto”, remató.
El plan contempla la creación de un centro de comando en Monrovia, Liberia, que servirá como apoyo a las iniciativas médicas y facilitará la coordinación de los esfuerzos militares estadounidenses.
El Pentágono también enviará personal médico e ingenieros para instalar 17 hospitales destinados a tratamiento de la enfermedad en ese país africano.
Además, se realizará una campaña en los hogares y las comunidades para enseñar a la población a tratar a los pacientes expuestos y se proporcionarán kits sanitarios domésticos a cientos de miles de hogares, incluyendo 50.000 que la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional llevará a Liberia esta semana.
La intervención de EE.UU. testimonia la creciente preocupación de los países desarrollados, cuyos expertos señalan que, sin una respuesta global, la epidemia podría devastar al continente africano. Una preocupación compartida por el secretario general de la ONU, Ban Ki moon, según el cual el ébola “no es solo una crisis sanitaria: tiene graves consecuencias económicas, humanitarias y sociales que podrían extenderse mucho más allá de los países afectados”.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que, de los 4.800 casos de ébola registrados, unos 2.400 murieron. Afecta sobre todo a Liberia (1.137 muertos), Guinea (557 muertos) y Sierra Leona (524 muertos). De acuerdo a las proyecciones de la ONU, antes de finalizar este año habrá 20.000 casos más. Por ese motivo pidió 1.000 millones de dólares para luchar contra este flagelo.
Según Valeri Amos, jefa de las operaciones humanitarias de la ONU, la capacidad de los países africanos afectados de responder a las necesidades esenciales de la población “está a punto de derrumbarse”. “Queremos impedir el total hundimiento de los sistemas de salud” de los principales países afectados, agregó Amos.
El organismo reclamó también una movilización internacional aún “más rápida”. La de Estados Unidos no es la única ayuda. También China y Cuba mandaron médicos a Africa occidental.
Esta epidemia del ébola es la más grave desde que se identificó el virus en 1976. Más de la mitad de los casos fueron registrados en los últimos 21 días. Por ahora no existe ningún medicamento ni vacuna homologada contra este letal virus, que se combate sólo con tratamientos convencionales. Se espera que recién en noviembre haya novedades sobre las dos vacunas en estudio. fuente: clarin.com
Publicar un comentario