REYNAZUL.

martes, 12 de agosto de 2014

Un martes negro para Claro: tendrá que pagar un Mini Cooper y $125 mil a dos clientes. La prestadora tuvo dos fallos adversos en la Justicia de Rosario y Mar del Plata en causas iniciadas por dos usuarios por el corte del servicio y por no haber recibido un premio tras participar en un concurso de preguntas por SMS.

La empresa prestadora de telefonía celular recibió dos malas noticias este martes: en Mar del Plata, deberá indemnizarlo con $125 mil por haberle informado de manera correcta el costo de utilizar el servicio de internet en el exterior; en Rosario, deberá entregarle a un Mini Cooper a un cliente que participó de un concurso de preguntas y respuestas.

En el primer caso, la empresa tendrá que pagarle a un cliente de Mar del Plata 125.000 pesos por daños punitorios y morales al haberle cortado la línea mientras se encontraba en el exterior, debido al monto que alcanzó la factura por servicios no especificados.

Andrés Galera viajó en febrero de 2010 a Estados Unidos y a su vuelta se encontró con una factura que superaba los 21.000 pesos por el uso del celular en el exterior, por lo queClaro le suspendió el servicio y él inició una demanda.

En un fallo sorpresivo, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial marplatense condenó a la empresa a pagarle al usuario 90.000 pesos por punitorios y 35.000 por daños morales.

El experto en derecho al consumidor Federico Alvarez Larrondo, abogado de Galera, explicó que en primera instancia la justicia desestimó el reclamo "y apenas había aceptado reducir el monto que el cliente debía pagar a la empresa", decisión que apelaron "los resultados cambiaron".

"Son muchos los casos de este tipo que tienen los consumidores de telefonía celular, luego de casi 4 años se logró que la justicia  condene a la empresa y pague por daños a mi defendido", resaltó.

Álvarez Larrondo detalló que "en la sentencia firmada por los jueces Nélida Zampini y Ricardo Monterisi, la empresa no informó al cliente del costo del `roaming` en el exterior".

Antes de viajar, dijo, Galera ingresó en la página de internet de Claro para verificar los costos extra por el uso del celular en el exterior: "reflejaba el valor de las llamadas fuera del país, perono había detalles del costo de internet, que fue lo que le generó la factura de 21.000 pesos".

En el fallo los magistrados enumera una serie de supuestos que los usuarios de celularesrealizan ante cada viaje al exterior.

Esa "multiplicidad de supuestos que habitualmente generan daños" y y muchas veces "culminan con reclamos judiciales, nacen del accionar ilegítimo de los proveedores que tornan operativo un servicio que no les es requerido obligando al consumidor ha tener que encontrar el modo de lidiar con consecuencias que nunca pudo prever", como ocurrió en este caso, explicó el letrado.

La sentencia rechazó el reclamo de Galera por "daño psicológico" y ordenó a la empresa que abandone la pretensión de cobrar la factura que originó la demanda.

El segundo caso, la justicia de Rosario, en Santa Fe, determinó que Claro debe entregarle a un usuario un Mini Cooper, en el marco de un concurso de preguntas del que participó. El beneficiado es Miguel Gastaldi, quien en declaraciones a una radio de esa ciudad, contó cómo empezó esta historia que ya lleva 4 años.

"Hace 4 años, un sábado que estaba aburrido en casa recibí un mensaje de texto. "Ganate un Mini Cooper y respondé las preguntas" decía. Fueron unas 300 y pico, cada una era un mensaje por lo que la factura se fue como a 3 mil pesos cuando yo venía consumiendo 150 pesos", señaló.

"Uno estaba confiado porque era una empresa seria que te decía que si respondías te ganabas un auto, nunca apareció la palabra sorteo ni hubo aviso de bases ni condiciones", advirtió y aseguró que permaneció hasta el día siguiente, domingo, contestando el cuestionario basado en temas generales que, de acuerdo a lo que expresó, no encerraba demasiada complejidad.

A medida que sorteaba los interrogantes, le llegaban textos referidos al premio: "Me alentaban a seguir respondiendo con frases como por ejemplo, "ya lo tenés cerca", "Cómo se ve que te gusta el auto" o "Andá sacando la patente"", indicó el letrado.

Gastaldi relató que el domingo, sorpresivamente, dejó de recibir mensajes. "Llamé al 611 y me dijeron que me había ganado el derecho a participar de un sorteo cuando la palabra "participar" nunca había aparecido", manifestó. Lo primero que hizo fue recurrir a la Oficina de Defensa al Consumidor provincial, luego recurrió a la Justicia. "Me tocó un buen juez", señaló en relación al juez en lo Civil y Comercial Hernán Carrillo. "En lo único en lo que diferimos es el honorario que yo apelé", remarcó.

El abogado admitió que sabe que la firma va a apelar la decisión de primera instancia. "Iremos a la cámara, seguiremos discutiendo, yo tengo confianza en lo que hice", desafió con tranquilidad. "Ahora la empresa cuando envía estos mensajes avisa que se está participando en un sorteo y te da la opción de seguir o no", dijo e ironizó para terminar: "Ya no quiero el Mini Cooper, tengo una camioneta 4 por 4". fuente: minutouno.com
Publicar un comentario