REYNAZUL.

martes, 12 de agosto de 2014

Murió el cura español infectado con ébola Epidemia en Africa.Había sido trasladado la semana pasada a Madrid desde Liberia, donde contrajo el virus, para ser atendido. Le estaban suministrando un suero experimental.

El cura español Miguel Pajares, repatriado el jueves de la semana pasada de Liberia, donde contrajo el virus del ébola, murió hoy en Madrid, según anunció un portavoz del hospital La Paz-Carlos III donde estaba ingresado.

El cura, de 75 años, fue la primera persona infectada de ébola en ser repatriada a Europa después de contraer el virus en el hospital San José de Monrovia donde trabajaba. El misionero era tratado en el hospital La Paz-Carlos III  con el suero experimental, denominado ZMapp, y que también se administra a dos ciudadanos estadounidenses con similar patología.

El misionero español fue repatriado el jueves en un avión medicalizado, dentro de unas cápsulas aislantes, acompañado por la religiosa española Juliana Bonoha, que trabajaba con él pero que hasta el  momento ha dado resultados negativos a las pruebas de ébola. La religiosa, a quien se le va a repetir el análisis, actualmente continúa su recuperación y su estado de salud es estable. 

Fuentes del personal que atendió al religioso explicaron que el paciente, quien cumplía su quinto día de ingreso hospitalario, estaba en "condiciones críticas" y que, durante las últimas horas, experimentó una "bajada de constantes vitales". 

Pese a que los médicos "probaron alguna medicación en un intento de estabilizarlo", la cámara y los monitores con los que era observado "mostraban que tenía problemas para respirar" hasta que el enfermo ha dejado de "mostrar actividad" esta mañana

Sus restos "serán sellados e incinerados", sin practicarle la autopsia para evitar la propagación de la enfermedad, de acuerdo con el reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria de Madrid. El contacto con los cadáveres debe realizarse "por personal entrenado",indicaron fuentes fuentes sanitarias. 

El pasado 4 de agosto se hizo público que el religioso españolpermanecía aislado en el hospital San José de Monrovia junto a otros trabajadores del centro sanitario, tras la muerte por ébola de su director,  Patrick Nshamdze, a quien cuidó el sacerdote español. 

Tras confirmarse que padecía la enfermedad, fue trasladado a España en un avión medicalizado, un Airbus A310 del Ejército del Aire, en el que también viajaba la monja de origen guineano y nacionalidad española, Juliana Bonoha. Ambos trabajaban en el Hospital San José de Monrovia, donde quedaron ingresados otros tres religiosos compañeros de Pajares infectados de ébola, dos de ellos, la monja de la Inmaculada Concepción Chantal Pascaline y el religioso y enfermero George Combey, también murieron. 

Mientras tanto permanece ingresada en el Hospital ELWA de Liberia, gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras, la hermana Paciencia Melgar. 

Fuente: Agencias. fuente:  clarin.com
Publicar un comentario