REYNAZUL.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Fondo buitre dice que la Argentina "redobla un ilícito" al proponer el Pago Soberano. "Los líderes de Argentina han literalmente elegido ser bandidos. Ellos han crónicamente desobedecido fallos de las cortes de Estados Unidos, mentido a nuestras cortes, y proclamaron un completo desdén por nuestras cortes", señaló Aurelius a través de un comunicado.

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, propuso en la noche del martes pagar sus bonos bajo legislaciones extranjeras en Buenos Aires, con el fin de proteger a sus acreedores de deuda reestructurados que están atrapados en una disputa judicial con los fondos buitre.

"Los líderes de Argentina han literalmente elegido ser bandidos. Ellos han crónicamente desobedecido fallos de las cortes de Estados Unidos, mentido a nuestras cortes, y proclamaron un completo desdén por nuestras cortes", señaló Aurelius a través de un comunicado.
El fondo fijó en un escueto comunicado su postura con respecto al proyecto de ley que viabiliza el "pago soberano local de la deuda exterior de la República Argentina", que contempla la creación de instrumentos legales para el cobro de los servicios de la totalidad de los tenedores de bonos y de aquellos que no ingresaron a los canjes implementado en 2005 y 2010, anunciado el martes por la Presidenta Cristina Fernández, por cadena nacional.
Cristina -en un discurso que se extendió por espacio de 43 minutos- resaltó la decisión de "incluir en esta ley a quienes no entraron en los canjes" de 2005 y 2010, parte de los cuales se encuentran litigando con la Argentina en los tribunales de Nueva York.

Estos inversores podrán ingresar en las mismas condiciones que lo hicieron los bonistas con títulos reestructurados y podrán obtener una ganancia superior al 300 por ciento.
El proyecto que la Presidenta dijo será remitido esta noche al Congreso nacional, autoriza al Ministerio de Economía a "remover al Bank of New York Mellon (BONY) como agente de pago de bonos de acreedores", y designar "en su lugar a Nación Fidecomiso", para llevar adelante esos pagos.

En el mensaje emitido por la cadena nacional de radio y TV la Presidenta aclaró que los tenedores de bonos que adhirieron a las reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010, "podrán elegir un fideicomiso tal como lo establecen sus derechos".

La Presidenta anunció así la creación de una nueva cuenta fiduciaria en el Banco Central que administrará los fondos depositados para el pago de deuda, como una de las iniciativas del proyecto de ley que consta de 14 artículos.

Cristina sostuvo que con la creación del "fideicomiso con fines específicos determinados por ley, la única aplicación que se le puede dar a esos recursos son los establecidos por la propia ley que crea el fideicomiso" por lo que "nadie podrá tocar (esos fondos), porque son de nuestros acreedores".

La jefa del Estado, igualmente, dejó en claro que Argentina "respetará los canjes de su deuda hechos en 2005 y 2010 y bajo esos términos propondrá ingresar a los tenedores de bonos que no aceptaron estas reestructuraciones".

"El Banco Central garantizará el pago a los servicios de deuda en base a los convenios de 2005 y 2010. Se autoriza al Ministerio de Economía a pagar los fondos del fideicomiso donde serán mantenidos a la espera de ser cobrados por los acreedores", añadió.

Para cumplir con esta decisión de cambio de agentes fiduciario, se prevé crear una cuenta especial de Nación Fideicomiso en el Banco Central y "cuyo objeto será mantener en fiducia los fondos allí depositados y aplicarlos al pago de los servicios de deuda" correspondientes.

Ante el próximo vencimiento por 200 millones de dólares que la Argentina debe hacer frente el 30 de septiembre a los bonistas restructurados, el Gobierno prevé que el proyecto autorice al Ministerio de Economía a depositar los fondos correspondientes a los servicios de deuda en la cuenta a crearse.

Esos fondos serán "distribuídos a través de las nuevas entidades que a tales fines designe el Ministerio de Economía", precisa el artículo sexto, en el que también se contempla la instrumentación de "un canje por nuevos títulos públicos regidos por legislación y jurisdicción local" en favor de los tenedores que optaran por un cambio.

El proyecto de ley sostiene que esta medida se fundamenta en la "ilegítima e ilegal obstrucción de los mecanismos de cobro" dispuestos por la justicia estadounidense. De aprobarse el proyecto, los nuevos títulos serán previstos en términos y condiciones financieras idénticas a las que tienen en su poder los bonistas reestructurados.

La Presidenta aclaró que para garantizar "la voluntad y capacidad de pago en condiciones equitativas a todos sus acreeedores" el Ministerio de Economía podrá depositar en los vencimientos correspondientes los fondos equivalentes por nuevos títulos públicos en reemplazo de aquellos que aún no ingresaron a la reestructuración". fuente. minutouno.com
Publicar un comentario