REYNAZUL.

viernes, 1 de agosto de 2014

CELEBRACIÓN La Pachamama fue honrada en el Cabildo de Buenos Aires El homenaje que todos los años para el 1 de agosto le brindan las comunidades del mundo andino, transformó el paisaje de ese monumento histórico porteño en un banquete ancestral y abierto al público.

La ceremonia comenzó a las 12 en torno a un hoyo que los residentes de Bolivia en Argentina, convocados por la Embajada de ese país, cavaron en la tierra que tiene el edificio histórico, en el contorno del predio, ubicado en el casco histórico de la Ciudad de Buenos Aires.
"El Cabildo de Buenos Aires es por primera vez hoy el lugar elegido para mostrar respeto por la madre tierra y renovar la promesa de cuidar el equilibrio de la naturaleza", dijo a Télam Liborio Florez Enriquez, embajador de Bolivia en Argentina.

Argentina y Bolivia, añadió el embajador, "han nacido de un mismo vientre y han tenido héroes en común que han luchado por la independencia. Estamos hoy aquí por primera vez celebrando nuestra Pachamama, qué mejor lugar que este monumento histórico para hacerlo".

Tras la ceremonia, que consistió en echar en el hoyo alimentos, hojas de coca, chicha y objetos que representan todo lo valioso que las personas consiguieron tener en este último tiempo, los celebrantes se acercaron al banquete, que llaman "aptapi".

"El aptapi es una larga mesa con alimentos andinos que se ofrecen a los que se acercan a celebrar la Pachamama", dijo a Télam Norma Andía, presidenta de la primera federación boliviana en Argentina.

Atraídos por la melodía de los sikus y las quenas de una banda que acompañó la ceremonia y el perfume de las hierbas que sahumaban la tierra, decenas de personas se acercaron al banquete, donde abundaban papines, pescado, mote, chuño, chicharrón, huevos caseros, maíz y quinoa, el alimento ancestral andino.

La mayor parte de los celebrantes eran integrantes de organizaciones de residentes y de cooperativas de producción,  muchas de ellas frutihortícolas de la provincia de Buenos Aires.

Oscar Velazco, presidente de una de esas asociaciones ubicada en Moreno, dijo a Télam que "significa mucho para nosotros estar aquí con nuestra ceremonia sagrada compartiendo con el pueblo argentino, a quien le estamos agradecidos".

Entremezclados con los celebrantes, compartieron la mesa familias que recorrían la ciudad de Buenos Aires, con motivo de las vacaciones de invierno.

"Conozco la Pachamama. Me lo enseñaron en la escuela", contó a Télam Sabrina, una cordobesa de 12 años, que vacaciona junto a su mamá y hermanos.

Para los barceloneses, Rita y Julián, "la fiesta que se hizo en este Cabildo, que sabemos es el lugar donde se formó el primer gobierno patrio, es de Bolivia, un país limítrofe de Argentina".

"Es que Argentina es America del Sur y en esta región hay una interesante integración cultural", reflexionó Evgeny, un estudiante de física ruso, de 29 años, que confesó -en un tímido inglés- haber disfrutado de la celebración.

El turista ruso dijo que aprecia "mucho todo lo que es América del Sur. Lo que ocurre acá es muy interesante. Las creencias de cada lugar están muy vivas", completó.

Para Janet Mariscal, residente boliviana en Argentina desde hace 20 años, "la Pachamama nos enseña algo que no deberíamos olvidar: la vida en comunidad".

"En estos momentos tan dificiles para el mundo, recordemos que cuando se arma el `aptapi`, nadie puede quedar afuera. La madre tierra nos enseña que honrarla pasa por unirnos y ser solidarios", convocó.

fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario