REYNAZUL.

jueves, 19 de junio de 2014

REINO UNIDO A dos años del asilo, Julian Assange denunció que fue torturado mientras estuvo en una prisión británica El periodista e informático australiano, fundador de WikiLeaks, hizo su declaración durante una rueda de prensa en la dependencia diplomática ecuatoriana, que sigue bajo permanente asedio de las fuerzas británicas de seguridad y espionaje, informó la agencia ecuatoriana Andes.

Julián Assange, que cumplió dos años de asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, denunció hoy que le "aplicaron electricidad en las canillas" mientras estuvo "detenido sin cargos" cinco días en una "horrible prisión británica", en "muy malas" condiciones de salud.

Según el refugiado, solo pudo abandonar su sitio de detención gracias a la "protección" que encontró en la embajada ecuatoriana, desde donde se dirigió al mundo junto al canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, que participó por videoconferencia.

"Me siento orgulloso por mantener las promesas que hice a mis hijas, a mi familia de nunca rendirme ante la presión", aseguró Assange
Assange -que debido al continuo cautiverio desde su detención en Londres en noviembre de 2010 y por razones de seguridad, no ha visto a sus hijos "en cuatro años"- denunció también que su familia, incluida su madre, "han recibido amenazas de muerte".

De traje oscuro y corbata, el pelo cano y aspecto pálido, el asilado aseguró además que sus parientes han tenido "que cambiar de residencia y de nombre" y explicó que como "muchas personas que han recibido amenazas contra su familia, no puedo hablar por razones de seguridad".

"Me siento orgulloso por mantener las promesas que hice a mis hijas, a mi familia de nunca rendirme ante la presión", agregó Assange, "a pesar de estas condiciones y a pesar de tener un bloqueo financiero similar al que sufre Cuba."

También elogió al gobierno ecuatoriano, que "no se rindió a las presiones internacionales a las que se ve abocado por otorgarme asilo", dijo, "gracias a que tiene un legado, una tradición de defender los derechos humanos que ha proclamado por el mundo".

Patiño -que debió pilotear la fuerte tensión provocada por Gran Bretaña cuando en agosto de 2012 pretendió irrumpir policialmente en la sede diplomática para efectivizar una orden de arresto contra Assange- pidió la colaboración internacional y de la prensa para que termine el encierro forzado del periodista.

El ministro planteó que el "silencio sepulcral, con excepciones," de la prensa era "clamoroso" y "no aceptable". En especial, dijo, el de periódicos que se beneficiaron con las denuncias de Assange y luego cortaron sus lazos con él, como Der Spiegel, Le Monde, El País, The New York Times y The Guardian, informó la agencia de noticias EFE.

Patiño advirtió que "la calidad de vida y la salud de Julian Assange" empeoran y argumentó que hay "una responsabilidad internacional ante la vulneración del derecho de este periodista a gozar de asilo".

Denunció también que "Julian podría terminar pagando con su vida por el servicio prestado a la humanidad, por habernos abierto los ojos ante un evidente delito que se estaba cometiendo con total impunidad".

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, denunció el "silencio sepulcral, con excepciones," de la prensa que se benefició con las denuncias de Assange y que luego cortó lazos con él
El canciller ecuatoriano cuestionó luego que a dos años de que su país diera refugio al australiano, una comisión de juristas británico-ecuatoriana que debía formarse hace un año para intentar hallar una solución diplomática "ni siquiera se puso en marcha", estancamiento que mantiene confinado a Assange.

"Como Estado ecuatoriano hemos hecho lo que debíamos hacer", concluyó el ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana del Ecuador.

Suecia, uno de los países interpelados por Patiño hoy, rechazó incluso entrevistarlo en la embajada o en territorio ecuatoriano, agregó el diplomático.

El 19 de junio de 2012, Julian Assange, de nacionalidad australiana y con residencia en el Reino Unido, se refugió en la sede diplomática de Ecuador en Londres, argumentando que su país natal lo había dejado indefenso, por lo que temía su extradición a Suecia, donde se lo acusa de delitos sexuales.

Teme que, en caso de ser remitido al país escandinavo, se lo transfiera a los Estados Unidos donde pesa sobre él una acusación por crímenes de espionaje y traición, que podría acarrearle la pena de muerte.

Las filtraciones de WikiLeaks mostraron, a través de cables diplomáticos interceptados por Assange, la oculta brutal violencia de la presencia estadounidense en Afganistán e Irak, y diversas formas de injerencia diplomática y política en terceros países.

Ecuador otorgó asilo a Assange tras evaluar los argumentos presentados por sus abogados, entre ellas que era víctima de persecución de varios países por publicar la verdad y con ello desenmascarar las violaciones a los derechos humanos, por lo que considera que está en peligro inminente que no puede resistir. fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario