REYNAZUL.

miércoles, 11 de junio de 2014

Los cinco peores errores que podés cometer en Facebook.

Es fácil. Es gratis. Y es peligroso…si no sabés usar Facebook. Para evitar que alguien robe tus fotos o sepa de vos, para no ser la carnada de publicidades que esconden troyanos y, en general, para escapar de todos los hackers que acechan en Internet, un informe elaborado por Kaspersky Lab ofrece cinco cosas que no debés hacer en Facebook.
1. No tenés que publicar la biografía completa.
Tu afán por postear fotos o posteos de cumpleaños o aniversarios para tener muchos “me gusta” coincide con que a veces usas esas fechas como claves de tus cuentas bancarias. A muchos cibercriminales les encanta Facebook y otras redes sociales, ya que éstas les permiten recopilar todo tipo de datos, para luego hackear las cuentas más importantes.
Por ello, es conveniente no publicar la fecha de nacimiento en Internet, o al menos no indicar el año. También, evitar revelar casualmente los nombres de familiares o de tus mascotas y otros datos parecidos, que muchas veces se usan para ataques de “ingeniería social”
2. No publicar posts abiertos
Cualquiera puede leer lo que un usuario publica – amigos, su madre, sus hijos, su jefe, su ex, agencias de empleo, además de múltiples compañías de marketing y posibles “enemigos” que están planeando algún tipo de fraude online. Normalmente se pueden ver las publicaciones en Facebook como una forma moderna de contar historias a un pequeño público, como si se hiciera ante los amigos en un bar o a familiares en el salón.
Pero cuando el post es público, la cosa cambia. Alguien podría, accidentalmente o con intención, malinterpretar las palabras y contárselo a una persona que no debería saberlo. Esto puede pasar y, de hecho, son numerosos los casos en los que algún post imprudente ha sido compartido en las redes sociales y ha hecho que alguien perdiera su trabajo.
La recomendación en este caso es restringir las publicaciones a “solo con amigos” o “amigos de amigos”. Es fácil pasar por alto este ajuste para un post específico si a uno le gusta compartir todo con los más de mil millones de usuarios de Facebook. También hay que prestar atención al público con el que se comparten las fotos.
3. Usar contraseñas seguras
Probablemente se tengan muchas galerías y mensajes privados en Facebook y sin duda a nadie le causa gracia que cualquiera pueda verlos. Lo que quizás es aún más importante es que la mayoría de las personas usan Facebook para iniciar sesión en otras páginas y otros servicios de Internet. Por eso, si alguien consigue acceso a la cuenta de Facebook de otra persona, todos esos servicios se verán también comprometidos.
Por ello, es muy importante elegir una contraseña fuerte y segura para la cuenta. Incluso mejor, activar la doble verificación para protegerse. Es muy recomendable también no utilizar la contraseña de Facebook con ningún otro servicio, debe ser única.
4. No compartir la ubicación
Ayuda a otras personas a saber dónde está el usuario, a averiguar dónde vive y trabaja. Esto puede ser especialmente peligroso para niños y jóvenes. Además, incluso cuando se hace algo “inocente” como registrarse en un restaurante o un hotel, claramente indica que no se está en casa, lo que puede ser información de mucho valor para los ladrones.
El remedio para esto es sencillo: desactivar el geoetiquetado (incorporar el lugar) en las fotos que publicas. Es preferible no usar la función “lugares” o crear una lista muy pequeña y controlada de gente que puede ver tus lugares.
5. No agregar contactos que no son amigos
Es algo común. Recibir una solicitud de amistad de alguien al que apenas se conoce o incluso no lo conoces de nada pero con el que se tienen diez amigos en común y se le da al botón de “aceptar”. Esta situación debería evitarse. En primer lugar, porque siendo “amigo”, esta persona desconocida tiene acceso a la información publicada en el modo “solo amigos” y la podría usar para hacer cualquier cosa. Tendrá acceso también a información de otros amigos que publican en el modo “compartir con amigos de amigos”.
La Vanguardia, Especial. fuente:clarin.com
Publicar un comentario