REYNAZUL.

lunes, 2 de junio de 2014

El avión solar que dará la vuelta al mundo hizo su primer vuelo Tecnología El "Solar Impulse II" completó con éxito su primera prueba de más de dos horas en un aeródromo de Suiza. Mirá el video.

El avión "Solar Impulse II", el primero que dará la vuelta al mundo sin usar combustible, realizó hoy con éxito su primer vuelo de prueba en el aeródomo de Payerne, en Suiza. Dos horas y 15 minutos duró el exitoso vuelo exprimental de la aeronave, dirigido por el piloto Markus Scherdel. 
"Este vuelo inaugural es una etapa importante, un paso más hacia el vuelo definitivo alrededor de la Tierra, y también es un paso emocionante para todo el equipo que trabaja en el avión Solar Impulse 2", destacó André Borschberg, cofundador y director ejecutivo de la empresa que desarrolla el avión. 

La nueva aventura comenzará en marzo del 2015 en el Golfo Pérsico, para atravesar el Mar de Arabia, la India, Birmania, China, el Océano Pacífico, Estados Unidos, el Océano Atlántico, el sur de Europa o µfrica del Norte, y volver finalmente al lugar de donde partió.

Esta nave es el segundo prototipo creado por el suizo Bertrand Piccard e impulsado exclusivamente por energía eléctrica captada con las placas solares instaladas en la superficie de este aparato. El primero, más leve y menos potente, realizó su primer vuelo en 2010 y logró, entre otros, viajar 26 horas seguidas, y cruzar Estados Unidos de costa a costa en cinco etapas.

“Hay que pensar lo impensable. Con este proyecto quiero demostrar que se puede lograr lo imposible, sólo cambiando la manera de pensar”, dijo en su reciente visita a Buenos Aires el ingeniero Piccard, nieto de Auguste Piccard, quien realizó el primer vuelo por la estratósfera en una cápsula presurizada “colgada” de un globo. Durante el trayecto alrededor del mundo, Piccard se alternará con Borschberg en la cabina, como lo han hecho en todas las travesías con el primer prototipo del avión. 

El "Solar Impulse II" tiene dos alas de 71 metros - las alas de un Boeing 747 miden 68,5 metros - y están cubiertas de una fina capa de fibra de carbono que alberga 17.248 células solares para darle autonomía hasta cinco noches y cinco días. La cabina mide 3,8 metros cuadrados, suficientes para almacenar el oxígeno, la comida, el agua, el paracaídas y el resto del equipamiento necesario para el piloto. 
El avión también tiene un asiento ergonómico que se reclina de forma que su ocupante pueda sentarse, estirarse e incluso hacer ejercicio. Además, incluye la novedad de que es completamente hermético, por lo que podrá volar sin problemas bajo la lluvia. La velocidad máxima a la que podrá navegar será de 90 kilómetros por hora al nivel del mar y de 140 kilómetros por hora a su altitud máxima de 8.500 metros. 
Fuente: agencias. ver nota completa en su fuente: clarin.com
Publicar un comentario