REYNAZUL.

sábado, 3 de mayo de 2014

El Papa lloró al conocer que crucificaron a jóvenes en Siria POR JULIO ALGAÑARAZ Lo reveló ayer durante su misa. Grupos ultraislámicos que pelean por el poder en ese país árabe entre ellos y contra la dictadura, exigen a la gente la conversión o los matan. Terribles testimonios.

El Papa Francisco confesó ayer que lloró al enterarse que varios cristianos fueron crucificados “en un país no cristiano”, durante su homilía en la misa cotidiana en la capilla de la Casa de Santa Marta, donde se aloja. El horror sucedió en Siria, según contó a la radio Vaticana la hermana Raghida, una monja greco católica.
Raghida vive ahora en Francia, pero su madre y sus seis hermanos están todavía en tierra siria, ensangrentada por una guerra civil que ha costado ya al menos 150 mil muertos. La vida de esos familiares “está en peligro todos los días”, señaló la edición en francés de la radio Vaticana.
“También hoy gente así que en nombre de Dios mata y persigue”, dijo el Papa aludiendo a los asesinos, que pertenecen a un grupo ultraislámico que lucha contra el gobierno sirio, pero también contra otras facciones musulmanas armadas.
“Los yihadistas (que cultivan el “yihad” o guerra santa) y grupos musulmanes extremistas, ofrecen a los cristianos dos alternativas: decir públicamente la shahada, o profesión de fe musulmana, o morir”, dijo la hermana Raghida.
La periodista del Corriere della Sera Marta Serafini, especialista en la guerra siria, dijo que los cuerpos ligados a una cruz y dejados delante de todos causaron terror en la plaza de Raqqa. Los dos jóvenes cristianos crucificados representan “un falso Jesús”, dijo uno de los miembros del grupo integrista “ISIS”, las siglas de Estado Islámico de Irak y del Levante, uno de lo mas activas organización ultraislámica en Siria. En una foto difundida por Twitter, YouTube y las cadenas de noticias internacionales, se ve el cuerpo de un joven vendado y colgado de dos palos de madera en eje que forman una cruz. En la otra foto la víctima es un hombre de más edad con los ojos también vendados con un pañuelo ensangrentado. En el cuello le han colgado un cartel.
La monja Raghida, que es doctora en Educación y dirigió la escuela del patriarcado grecocatólico de Damasco, dijo que la ciudad de Malula, que hace poco reconquistaron las fuerzas del gobierno, liberando a los cristianos del terror yihadista, “se ha convertido en el símbolo del martirio de los cristianos en Siria”.
“En Malula crucificaron a dos jóvenes que no quisieron decir la shahada. Uno de los dos fue crucificado delante de su padre, a quién también mataron”, sostuvo la religiosa.
Los ultraislámicos “apenas entraron en Abra, en la zona industrial en las afueras de Damasco, mataron hombres, mujeres y chicos.
Después decapitaron a varios y jugaron al fútbol con ellas.
En cuanto a las mujeres embarazadas, les sacaron los bebés y las ataron a los árboles con sus cordones umbilicales”.
La monja dijo que después que el ejército sirio recuperó Malula, “hicimos misas de réquiem y seguimos rezando intensamente”. “El Señor no nos abandonará. Nuestro compromiso con Cristo y nuestra fe será aún más fuerte que antes”.
El Papa en su homilía señaló que ha crecido en el mundo la persecución de los cristianos. “Hay países en los que sólo por llevar el Evangelio vas a la cárcel”. El sermón de Jorge Bergoglio estuvo dedicado a la lectura de los Actos de los Apóstoles, que narran cuando los discípulos de Jesús fueron flagelados en el Sinedrio.
Francisco comparó la alegría de los apóstoles “por ser cristianos” cuando sufrieron tanta violencia. “Hoy también, vemos como tantos se sienten dichosos por haber sido juzgados dignos de padecer ultrajes por el nombre de Jesús”.
El Papa propuso tres iconos. El primero el amor de Jesús por la gente. El segundo los celos de los que no toleraban que “la gente anduviera detrás de Jesús”, inspirados por el demonio. El tercero “la alegría del testimonio” de los que sufren por ser cristianos, por seguir a Jesús” Francisco dijo que “hoy debemos mirar los tres iconos, que son parte de nuestra historia de la salvación”.
El Papa argentino concluyó que “al Señor no le preocupa cuantos lo siguen y no se le pasa por la mente, por ejemplo, hacer un censo para ver si la Iglesia ha aumentado”.
Jesús “habla, predica, ama, acompaña, recorre el camino con la gente mansa y humilde. Habla con autoridad, es decir, con la fuerza del amor”, concluyó el papa Francisco. fuente:clarin.com
Publicar un comentario