REYNAZUL.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Capturan un rarísimo tiburón “monstruoso” Un hombre y su nieto pescaron un ejemplar de una de las especies más extrañas y enigmáticas del mundo.

En las costas de Florida, Estados Unidos, un abuelo y su nieto pescaron un tiburón muy extraño de seis metros y de rostro monstruoso. Se trata de un tiburón duende, una especie marina muy poco conocida, precisaron luego los expertos. Antes de devolverlo al mar, Carl Moore, un camaronero de 63 años, le sacó varias fotos. Para John Carlson, experto en tiburones de la Administración Nacional para el Océano y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA), esas tomas serán un recurso valioso para su estudio.
Ocurrió el 19 de abril. Para Moore, que ese día había ido a pescar con su nieto, era un día de trabajo como otro cualquier. Pero cuando sacaron del agua una red que pesaba mucho, encontraron a un tiburón que tenía algo raro, que era diferente al resto. "No sabía lo que era. Lo primero que les dije a los muchachos que estaban conmigo es que era feísimo. Parecía prehistórico", explicó Carl. Entonces se limitó a hacerle varias fotografías con su cámara digital y lo devolvió al agua, lo que hacen con frecuencia cuando capturan algo con vida. Sin embargo, antes de arrojarlo al mar, el pescador hizo una estimación de su tamaño. "No me atreví a acercarme a él con la cinta métrica. Esa cosa tenía dientes muy largos y podía hacerme verdadero daño. Sin embargo, medía entre 18 y 20 pies (entre cinco y seis metros)", publicó el portal Examiner.com.
Días después, y una vez en tierra firme, Moore envió las imágenes a la NOAA. Los expertos le informaron que había dejado escapar a un tiburón duende (de nombre científico Mitsukurina owstoni), uno de los escualos más difíciles de encontrar y que genera más enigmas del mundo. "Ni siquiera sabemos la edad que pueden llegar a tener estos animales o lo rápido que crecen", destacó Carlson.
Lo poco que se conoce de estos animales es que son muy extraños y cuentan con una larga nariz que les ayuda a detectar comida mediante señales eléctricas, incluso en la oscuridad total. Su color es rojizo y rosado y hace que sea prácticamente invisible en las profundidades en las que vive, entre 1.000 y 3.000 metros bajo el nivel del mar. La alimentación de estos tiburones se basa en peces vivos y calamares. fuente:clarin.com
Publicar un comentario