REYNAZUL.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Aterrizó en medio de la niebla para salvar una vida Un piloto del Incucai realizó una compleja maniobra y logró trasladar a tiempo un corazón para un trasplante.

En el medio de la intensa niebla que ayer generó complicaciones en todo el país, un piloto realizó una arriesgada maniobra para salvar una vida.
Claudio Pistoni, piloto de uno de los aviones del Incucai, aterrizó en medio de la niebla en el aeropuerto de Córdoba --que fue uno de los que estuvo cerrado-- porque trasladaba un corazón para realizar un trasplante.
Pistoni contó en TN que el órgano se extrajo en Mendoza y que allí, media hora antes de que terminara la ablación, "ya nos informaron que el aeropuerto de Córdoba estaba cerrado por la baja visibilidad. Sólo nos quedaba esperar, con una sensación de mucha desazón. Anímicamente te tira abajo no poder terminar con el operativo".
La tarea fue contra reloj. "Teníamos 20 minutos para despegar porque si no el corazón ya no se iba a poder implantar. En ese momento llega un parte meteorológico de que el aeropuerto se había abierto por unos minutos y despegamos", contó Pistoni.
Las condiciones en Córdoba seguían siendo malas. El aeropuerto se abría "por segundos" y estando en vuelo se volvió a cerrar. Casi un milagro, un "mejoramiento temporario" otra vez de segundos permitió que Pistoni pudiera aterrizar, con los instrumentos de la torre de control que ayudan a este tipo de aterrizajes. "La visibilidad mínima para aterrizar en Córdoba es de 800 metros. Cuando aterrizamos era de 50", agregó el piloto para describir la complejidad de la maniobra que realizó con su copiloto Martín Herrera. Llegaron a tiempo, y el corazón se pudo implantar en el paciente que lo esperaba. "Sentimos mucha alegría. Siempre nos pasa cuando se termina un operativo, y más en uno como este. Lo más importante es salvar una vida". fuente:clarin.com
Publicar un comentario