REYNAZUL.

martes, 22 de abril de 2014

La asombrosa historia del "niño milagro" Tiene dos años. Y recibió cuatro tiros. Toda su familia murió en un dramático atentado en un lujoso restaurante de Kabul.

Recibió cuatro tiros. Una en la cabeza. Otro en el hombro y dos en una pierna. Con apenas dos años, su cuerpo quedó tendido en el suelo en un profundo coma junto a sus padres y hermanos acribilliados, en un restaurante de un lujoso hotel de Kabul. Todo el mundo lo daba por muerto. Pero el pequeño Abuzar Ahmad sobrevivió y se recupera. Le dicen el “niño milagro”.

Abuzar, hijo de Sardar Ahmad –un popular periodista afgano de la agencia AFP–, no sabe aún que sus seres queridos ya no están. Y apenas despertó del coma preguntó por su mamá.

La desgarradora historia se remonta a fines de marzo, cuando cuatro milicianos talibán, todos adolescentes, entraron a los tiros en el Hotel Serena de Kabul, donde Sardar había llevado a su familia a comer. 

Durante varios días, el pequeño de dos años estuvo entre la vida y la muerte. La herida en la cabeza era grave. Pero milagrosmente se salvó.

“Está completamente en modo recuperación”, dice su primo, Turaj Rais, de 25 años, citado por el Daily News. “Abuzar nos da esperanza. Estamos deseando un futuro brillante para él”. 

En total nueve personas murieron ese día en el hotel, includios los hermanos de Abuzar: Nilofar de 6 años y Omar de 4. 

El hotel donde comían es un sitio lujoso en la capital afgana, pero sobre todo un sitio considerado hasta entonces como uno de los más seguros de Kabul, por lo tanto muy popular para los extarnjeros y los afganos de buen pasar. 

Los cuatro atacantes fueron acrbilliados a su vez por fuerzas de seguridad en una confrontación que duró tres horas. 

Los colegas de Sardar no entendían cómo el periodista no ofrecía cubrir el ataque al hotel. No sabían que él mismo y toda su familia habían sido las víctimas. 

Según el Daily Mail, la agencia francesa de noticias AFP ya anunció que creará un fondo permanente para ayudar a Abuzar a “construir una nueva vida”. fuente:clarin.com
Publicar un comentario