REYNAZUL.

domingo, 13 de abril de 2014

CRISIS Los pro rusos toman comisarías en el este de Ucrania y crece la tensión La tensión sigue en aumento en el este de Ucrania donde activistas pro rusos tomaron el control de tres comisarias en diferentes ciudades, mientras Kiev solicitó a Moscú que ponga fin a las provocaciones en la regiones ruso parlantes.

Sobre el edificio del ministerio ondean las banderas de la autoproclamada República Popular de Donetsk y de las milicias populares de Donbass, informó la agencia de noticias EFE.

Varias decenas de activistas, algunos de ellos con bates de béisbol, custodian la entrada de la sede del departamento del Interior, frente a la cual instalaron un poste fronterizo ruso para marcar simbólicamente el territorio.

Los efectivos policiales que se encontraban en las dependencias no sólo no ofrecieron resistencia a la toma del edificio, sino que incluso se pasaron a las filas de los manifestantes.

La sede del departamento del Interior es el segundo edificio gubernamental de Donetsk, capital de la región homónima, que cae en poder de los activistas pro rusos, después de que el domingo pasado tomaran la sede del gobierno regional, que mantienen hasta el día de hoy.

Frente a la inacción de las fuerzas de seguridad, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, destituyó al jefe del Departamento del Servicio de Seguridad de Ucrania para la región de Donetsk, Valeri Ivanov, informó hoy la oficina de prensa del jefe del Estado.

Ante la destitución del funcionario de seguridad, los manifestantes de la ciudad de Donetsk salieron a las calles para declarar la creación de una "República Popular".

En las calles de la localidad ucraniana. Los simpatizantes de Moscú avanzaron coreando las consignas "La Policía con el Pueblo" y "Rusia, Rusia", acompañados de algunas unidades antidisturbios, Berkut, que afirmaron su intención de respaldar a los manifestantes.

Además los pro rusos se hicieron hoy con el control de tres comisarías policiales en las ciudades de Krasni Liman, Druzkovka y Slaviansk, confirmó Alexandr Filippov, líder del grupo que ocupa la sede de gobierno de Donestk..

"Esta es la clase de patriotas que necesitamos para acabar con el fascismo que se instaló en Kiev", sostuvo Filippov, al conocer la noticia de la toma en Slaviansk.

Asimismo, la alcaldesa de dicha ciudad, Nelia Shtepa, manifestó el apoyo del gobierno local a los activistas armados que tomaron la comisaría de policía de su ciudad.

"Conozco a muchos de ellos, son gente nuestra y exigen la celebración de un referendo. Estamos todos de acuerdo, no puedo negarme", subrayó Shtepa a los periodistas frente a la comisaría, donde se concentraron cientos de ciudadanos para apoyar la acción de los pro rusos.

Por su parte, el ministro del Interior, Arsen Avakov, afirmó que “habrá tolerancia cero con los terroristas armados. La reacción será muy dura, tanto, como la diferencia entre manifestantes y terroristas".

En una comunicación telefónica, el canciller ucraniano, Andrei Deschitsa, exigió a su par ruso, Serguei Lavrov, "que se ponga fin a la actividades provocadoras de los agentes de los servicios secretos rusos en las regiones orientales de Ucrania", informó la cancillería rusa.

Según Kiev, las provocaciones tienen como objetivo frustrar la reunión que celebrarán el próximo jueves en Ginebra, los jefes de las diplomacias de Ucrania, Rusia, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos para tratar la crisis ucraniana y, en particular, las vías de normalización de las relaciones ruso-ucranianas.

Sin embargo, la cancillería rusa advirtió que aún no se alcanzó un acuerdo para celebrar dicha reunión.

"Quisiéramos confirmar que continúan los preparativos para el evento (la reunión), pero al momento no hay entendimiento común ni en relación a la agenda ni al formato", expresó el portavoz de la cancillería rusa, Alexandr Lukashevich, en la página web de la cancillería.

Lavrov negó ayer de manera categórica que Moscú esté detrás de los sucesos en las regiones orientales de Ucrania.
"Nos acusan de que allí (en el sudeste de Ucrania) hay agentes de algunos servicios secretos. No los hay. Tampoco hay tropas nuestras. Allí no hay militares nuestros ni agentes nuestros", reiteró el Canciller ruso en una entrevista con el canal de televisión Rossiya 1.

Desde que las protestas pro occidentales triunfaron en Kiev a fines de febrero pasado, estos grupos comenzaron a levantarse en algunas ciudades del este de Ucrania, cerca de la frontera con Rusia, en contra de las nuevas autoridades, a las que acusan de proteger a sectores ultranacionalistas y antirusos fuente:telam.com.ar
Publicar un comentario