REYNAZUL.

miércoles, 9 de abril de 2014

ADMINISTRACIÓN DE PRECIOS Fabricantes de alimentos sin gluten adhieren al Precios Cuidados pero advierten sobre abusos de los supermercados La Cámara Argentina de Productores de Alimentos Libres de Gluten (Capaliglu) anunció su adhesión al programa Precios Cuidados para incluir productos para celíacos, pero alertó sobre "abusos" que cometen los supermercados.

"Nosotros podemos garantizar los precios de salida de la fábrica, pero no el valor al público en los supermercados", indicó a Télam la secretaria de Capaliglu, Jeniffer Bengtsson.

Por eso remarcó: "No queremos sanciones si el precio al público no es el cuidado, y tampoco queremos que los supermercados nos hagan ningún descuento para poder ofertarlo al precio convenido con el Gobierno".

En ese sentido, la entidad realizó un informe sobre costos y precios de productos libres de gluten, donde dio cuenta de que los supermercados ostentan una rentabilidad de entre 55 y 70 por ciento por la venta de estos alimentos.

Al respecto, el análisis destacó que un paquete de 500 gramos de premezcla integral sin gluten los supermercados lo compran a 27,50 pesos y lo venden a 43, quedándose con una ganancia de 56,36 por ciento.

Por un paquete de galletitas de vainilla de 90 gramos, los súper pagan 12,91 pesos y cobran 20,1 por su venta al público, con lo cual se hacen de una renta de 55,69 por ciento.

Algo similar sucede con un paquete 100 gramos de galletitas con chocolate, por el cual el consumidor paga 16,2 pesos, cuando el supermercado lo compra a 10,41 a la fábrica, y se queda con un 55,61 por ciento.

Y un kilo de galletitas dulces, que la fábrica le vende al supermercado a 70 pesos, éste lo coloca en góndola a 120, dándole un beneficio de 71,42 por ciento.

El análisis no sólo destacó esta diferencia entre los precios de fábrica y al público, sino que también hizo hincapié en que los productores sufren "retenciones del supermercado que pueden variar entre un 12 y un 25 por ciento".

Al respecto, Bengtsson explicó que "cuando uno vende al súper, le vende a un precio, pero firma un contrato que tiene diferentes ítems de descuentos que teóricamente es voluntario, pero le sacan a uno puntos porcentuales sobre el valor de la mercadería, en concepto de reposición, de no devolución, de promoción y de  distribución".

"En definitiva, termina siendo rentabilidad del supermercado. Uno factura 10 pero termina cobrando 7,5 u 8, dependiendo de la suerte o de la habilidad de negociación, o de la cantidad de años que uno esté en el supermercado", indicó la ejecutiva. fuente:telam.com.ar
Publicar un comentario