REYNAZUL.

lunes, 24 de marzo de 2014

SIN SOBREVIVIENTES Confirman que el avión desaparecido se estrelló en el Océano Índico El primer ministro malayo, Najib Razak, anunció que el avión desaparecido desde el 8 de marzo se estrelló en el Océano Indico y no hay sobrevivientes, en base a informaciones suministradas por la propia aerolínea Malaysia Airlines. Los familares fueron notificados a través de un SMS.

"A partir de nuevos análisis -dijo en rueda de prensa el primer ministro malayo, Najib Razak, en referencia a los restos encontrados horas antes por la fuerza aérea australiana- se concluyó que (el vuelo) MH370 voló por el corredor sur y que su última posición fue en mitad del océano Índico, al oeste de Perth".

"Malaysia Airlines se comunicó con los familiares de los pasajeros y la tripulación para informales. Para ellos, las últimas semanas han sido desgarradoras y sé que esta noticia lo será aún más", agregó el primer ministro malayo, que prometió ofrecer más detalles mañana.

Poco antes de el anuncio, Malaysia Airlines había enviado a los familiares de las personas que viajaban a bordo del Boeing 777-200 un mensaje de texto (SMS) en el que informaba de lo ocurrido y lamentaba comunicarles que "ninguno ha sobrevivido".

Los ocupantes del avión eran 153 chinos, 50 malayos (12 conformaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que embarcaron con pasaportes robados a un italiano y un austríaco.

La confirmación del hallazgo se produce pocas horas después de que la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana (AMSA, en sus siglas inglesas) informara sobre objetos avistados a 2.500 kilómetros al oeste de la ciudad de Perth.

Se trataba de un objeto rectangular naranja y otro redondo de color verde o gris, según informa AMSA, que no proporcionó detalles sobre el tamaño.

La noticia pone fin a dos semanas de incertidumbre y versiones contradictorias sobre la desaparición de la aeronave, un hecho que había sido calificado por las autoridades aeronáuticas malayas como un "misterio sin precedentes" y cuya infructuosa búsqueda trajo fuertes críticas de los países cercanos, sobre todo China.

Las autoridades malayas no ofrecieron hasta ahora una explicación de lo ocurrido con el avión, por lo que los ojos están puestos en recuperar las cajas negras del aparato.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur rumbo a Beijing en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después.

Desde entonces, equipos de 26 naciones participaron de la búsqueda del aparato en un descomunal operativo de rastrillaje que empezó en el Mar de China Meridional y se extendió luego al Índico.

Los primeros análisis de radares y satélite llevaron a los investigadores a concluir que el piloto del Boeing dio la vuelta y voló hasta el Estrecho de Malaca.
En ese punto, el aparato pudo dirigirse hacia el norte, en un corredor entre Tailandia y Kazajistán o Turkmenistán, o hacia el sur, entre Indonesia y el Índico.

Las operaciones internacionales de rescate se dividieron para registrar ambas zonas.

Australia se encargó de dirigir la búsqueda en el sur y contó con la ayuda de Malasia (6 barcos, 2 aviones y 3 helicópteros), Japón (4 aviones), China (15 barcos y 2 aviones), Nueva Zelanda (2 aviones), Estados Unidos (2 aviones), Indonesia (8 barcos y 4 aviones), Emiratos Árabes Unidos (2 aviones), el Reino Unido (1 barco), Corea del Sur (2 aviones), la India (2 aviones) y Noruega (1 barco).

Durante la búsqueda del aparato, el arco de líneas investigativas incluyó desde sabotaje y secuestro terrorista hasta accidente por falla mecánica, suicidio, entre otras, por lo que los investigadores policiales interrogaron a más de un centenar de personas, incluidas las familias del piloto y copiloto.

Además, especialistas y personal de Malaysia Airlines atendieron a los familiares de los pasajeros y tripulación, algunos de los cuales fueron transportados a Kuala Lumpur y otros permanecieron en Beijing.
Los familiares chinos son los que más descontentos se mostraron con la forma en que las autoridades malayas coordinaron la búsqueda del Boeing y las acusaron de ocultar información. ver nota completa en su fuente: telam.com.ar
Publicar un comentario