REYNAZUL.

martes, 18 de marzo de 2014

Histórico: hallan pruebas que reafirman la teoría del Big Bang POR VALERIA ROMÁN Son señales captadas por un telescopio desde la Antártida. Para los expertos, es la primera evidencia contundente de la inflación cósmica, iniciada apenas nació el Cosmos, hace 14 mil millones de años.

La inflación está entre los temas de interés en la Argentina. En los años setenta, era una preocupación en los Estados Unidos, y un joven físico llamado Alan Guth trasladó el concepto y postuló que, después del Big Bang, el Universo empezó a expandirse en forma “inflacionaria”. Ayer, científicos de su país le dieron la razón.
Detectaron los primeros ecos del nacimiento del Universo hace casi 14.000 millones de años.
El descubrimiento fue realizado a través del telescopio BICEP2 ubicado en el Polo Sur, por científicos que trabajan en la Universidad de Stanford, el Instituto de Tecnología de California (Caltech), y el Centro de Astrofísica Smithsonian-Harvard, entre otras instituciones. Detectaron “la primera evidencia directa de la inflación cósmica”. “Era como encontrar una aguja en un pajar, pero en su lugar hemos hallado una barra de metal”, dijo el físico Clem Pryke, de la Universidad de Minnesota y jefe adjunto del equipo estadounidense. Desde la semana pasaba, corrían rumores sobre el hallazgo, y el trabajo con los resultados fue publicado gratis en Internet. Consultado por Clarín, el cosmólogo argentino Matías Zaldarriaga –profesor e investigador en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton– opinó que la evidencia encontrada es tan directa como lo que se esperaba. Se detectaron pruebas de las “ondas gravitacionales que se generaron tras el Big Bang y que afectaron la polarización de la radiación de fondo. Así, ahora estamos viendo la influencia de esas ondas gravitacionales generadas en el principio del Universo”.
El descubrimiento tiene diferentes implicancias. No sólo confirma el modelo del Universo inflacionario postulado por Guth en 1979 sino también aportó pruebas para una predicción que había hecho Albert Einstein. Casi 100 años atrás ese popular físico había predicho la existencia de ondas gravitacionales, que son ondulaciones del espacio-tiempo producidas por un cuerpo masivo acelerado.
Pero nunca pensó que se iban a poder detectar en la realidad.
“Se sabía que había diferentes maneras de generar ondas gravitacionales, pero la detección directa es tecnológicamente muy difícil. El hallazgo realizado con el telescopio en el Polo Sur demuestra indirectamente que las ondas se generaron en el período inflacionario en el inicio del Universo”, sostuvo Gabriel Bengochea, investigador del Instituto de Astronomía y Física del Espacio de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet.
Justo después del Big Bang, el Universo era una sopa caliente de partículas. Tardó alrededor de 380.000 años en enfriarse lo suficiente para que las partículas pudiesen formar átomos, y luego estrellas y galaxias. Miles de millones de años más tarde, los planetas se formaron a partir del gas y polvo que orbitaban las estrellas. El Universo no ha dejado de expandirse.
Al enterarse ayer del descubrimiento, el físico Guth expresó que “el hallazgo indicaba que algunas ideas previas sobre la rápida expansión del Universo ya se pueden descartar”. Es que a partir de la formulación de su modelo de Universo inflacionario, se generó un zoólogico de variantes.
El descubrimiento en el Polo Sur señaló que algunas variantes resultan más favorecidas respecto a otras.
El anuncio despertó elogios de otros físicos renombrados. “Nos da una ventana sobre lo que era el Universo muy al principio”, subrayó el físico teórico Lawrence Krauss, de la Universidad Estatal de Arizona, quien no estuvo involucrado en el trabajo, a la agencia AP, y consideró que esuno de los descubrimientos más importantes de los últimos 25 años. En tanto, el físico argentino Juan Martín Maldacena, que compartió el Premio Konex de Brillante con el biólogo Alberto Kornblihtt el año pasado, dijo a Clarín: “Creo que se trata de un descubrimiento muy significativo y que confirma en forma importante la teoría de la inflación. Los modelos inflacionarios más sencillos predicen esta magnitud de ondas gravitatorias. Es también una evidencia (muy indirecta) de que la gravedad debe ser quantizada . El resultado nos abre las puertas para estudiar el Universo temprano por medio de las ondas gravitatorias”.
¿El hallazgo podría dar lugar a un premio Nobel? Para Tom LeCompte, físico en el CERN y el Laboratorio Nacional de Argonne, cerca de Chicago, que no participó en la investigación, consideró que “puede potencialmente darle el Premio Nobel” a sus autores. La detección de estas ondas es algo “extraordinario e inspirador”: permite ver lo que pasó “en el primer instante después del Big Bang”. fuente:telam.com
Publicar un comentario