REYNAZUL.

jueves, 20 de febrero de 2014

REUNIÓN Se reencontraron familias coreanas tras décadas de separación Entre lágrimas y abrazos, cientos de coreanos del norte y del sur, integrantes de familias separadas por la Guerra de Corea en 1950, se reencontraron luego de más de tres años de impedimento para hacerlo debido a la prohibición impuesta por Pyongyang.

La emotiva reunión, realizada en la montaña Kumgang, un centro turístico en la costa este norcoreana, permitió juntar a padres e hijos separados al nacer, hermanos que no se conocían, sobrinos con sus tíos, todos fundidos en un emotivo abrazo que entre lágrimas y sonrisas compartieron recuerdos, fotos e historias de famila.

Un total de 82 ancianos surcoreanos, acompañados por 58 familiares, llegaron al recinto de reuniones para celebrar la primera parte de los reencuentros de las familias separadas, que durarán hasta el sábado.

Un total de 82 ancianos surcoreanos, acompañados por 58 familiares, llegaron al recinto de reuniones para celebrar la primera parte de los reencuentros
El encuentro se produce cuatro días antes de que Corea del Sur celebre con Estados Unidos sus ejercicios militares anuales conjuntos, que Corea del Norte considera como un ensayo para la invasión y uno de los motivos por los que casi se llega a un conflicto armado el año pasado.

Los 82 surcoreanos se vieron con sus 178 familiares del norte en su primer encuentro desde que se separaron durante la Guerra de Corea de 1950-53.

En la segunda ronda de encuentros, que tendrán lugar del 23 al 25 de febrero, 88 norcoreanos se reunirán con 361 parientes de Corea del Sur en Kumgang, antes de regresar a su hogar el martes, un día después de que Seúl y Washington comiencen las maniobras militares, informó la agencia de noticias china Yonhap.

Millones de coreanos permanecen separados desde la Guerra de Corea, que terminó con un alto el fuego, pero nunca se firmó la paz.

Las reuniones familiares son un asunto humanitario urgente, dado que la mayoría de los familiares tienen entre 70 y 80 años e incluso más y desean ver a sus seres queridos con urgencia.

Un anciano de 85 años, Choi Pyeong-kwan, relató que era un niño cuando su padre fue reclutado forzosamente por Corea del Norte para ir a combatir en la guerra y que tras finalizar el conflicto formó una nueva familia.


Hoy conoció a sus hermanos del Norte y asegura que desde ahora "se sentirá menos solo", consignó la agencia de noticias EFE.

Este evento humanitario, el decimonoveno en la historia y el primero desde 2010, llega después de que las dos Coreas confirmaran su voluntad de abrir una etapa de entendimiento tras años de tensión, al concluir con éxito la semana pasada su primera cita de alto nivel desde 2007.

Así, se espera que las reuniones marquen un punto de inflexión en las relaciones entre las dos Coreas y sean un primer paso para que Norte y Sur pongan fin a las hostilidades y abran una etapa duradera de paz y entendimiento.

También es una tarea pendiente para ambos gobiernos organizar estas reuniones de forma periódica, ya que cada año mueren cientos de ancianos sin poder reencontrarse con sus familiares al otro lado de la frontera.

De ellas sólo están vivas al día de hoy unas 71.000 personas, según datos del Ministerio de Unificación, y ocho de cada diez tienen más de 70 años.

Las doscientas familias que se reencontrarán cuando concluya la segunda reunión suponen un reducido porcentaje con respecto a las 129.264 personas que sólo en Corea del Sur solicitaron participar en los eventos en las últimas tres décadas.

La Guerra de Corea confirmó la división en dos de la península coreana entre el Sur capitalista y el Norte comunista, que recién en 1985 organizaron el primero de estos encuentros de familias divididas por el conflicto.

Desde la segunda reunión en 2000 entre los entonces presidente surcoreano Kim Dae Jung, y líder norcoreano Kim Jong Il, se celebraron otras 18 en las que más de 3.800 coreanos volvieron a reunirse brevemente con sus parientes tras décadas de separación. fuente:telam.com.ar
Publicar un comentario