REYNAZUL.

viernes, 21 de febrero de 2014

ECUADOR Correa apuesta a un triunfo en Quito, tras una campaña accidentada Ecuador celebrará el domingo elecciones comunales en todo el país, en las que gobierno y oposición disputarán la alcaldía de Quito, donde, según definió el presidente Rafael Correa, se pone en juego "todo el proyecto" de la llamada Revolución Ciudadana.

La campaña en la que el mandatario tuvo una fuerte participación para alentar a su candidato, el actual alcalde quiteño, Augusto Barrera, se vio opacada por la tragedia ocurrida con el helicóptero presidencial Drhuv, en al que murieron tres tripulantes, cuando la máquina se accidentó en el centro del país.

Correa informó por la noche, en el acto político de cierre, sobre el accidente en el que tres militares murieron y uno resultó herido, informaron las agencias Andes, ANSA y EFE.

No obstante, la tragedia no impidió que Correa se acercara a dar su apoyo a Barrera de cara a unas elecciones disputadas.

Las últimas encuestas sobre la intención de voto en la capital andina arrojaron una inesperada sorpresa para el partido gobernante al revelar un estrecho margen entre el alcalde y el candidato de la alianza Suma-Vive, Mauricio Rodas, quien se considera "centro progresista".

Por eso, Correa intentó en los últimos días convencer a los votantes de que en Quito, "el corazón de la revolución", se juega el futuro de su proyecto de izquierda, ante una "extrema derecha" que busca retomar el poder con representantes locales, como ocurre en otros países.

"Estamos enfrentando a la derecha nacional, internacional, esa es su estrategia: buscar ciertas ciudades clave, y desde ahí boicotear, conspirar contra gobiernos progresistas", aseguró el presidente Correa en radio Majestad.

Los temores llevaron al mandatario a intensificar su presencia en la campaña de Barrera, a través de cartas, volantes, entrevistas, lo cual muchos lo consideran perjudicial por un supuesto "voto rechazo" al mandatario.

Rodas asegura que las acusaciones son parte de una "campaña sucia" en su contra, que no tienen "ningún sustento" y se declara un "demócrata".

Como alcalde, "seré absolutamente respetuoso de la democracia, mi único objetivo será servir a los quiteños y mejorar su calidad de vida", dijo Rodas al informativo NotiHoy.

El ex canciller Fander Falconí coincidió con la idea de que la derecha quiere apropiarse de Quito, sede de la secretaría general de Unasur, por lo que, vaticinó, esta elección tendrá consecuencias en toda Latinoamérica.

"Es evidente que la derecha continental quiere hacer en Ecuador lo que ya hizo en Argentina y en Venezuela: dividir al electorado para debilitar la consolidación de la Patria Grande", escribió Falconí en su columna de El Telégrafo.

Bajando el tono, el catedrático Felipe Burbano de Lara cree que el gobierno está "dramatizando" la situación, ya que Correa y su "revolución ciudadana" siguen siendo fuertes en el país.

"¿Es simplemente por estrategia electoral, para persuadir a los militantes de Alianza País y movilizarlos frente al proceso, o es porque en el fondo hay una fragilidad?", se preguntó Burbano de Lara, director de Estudios Políticos de Flacso-Ecuador.

El investigador estimó que el escenario oficialista reproduce una "lógica polarizante" de su proceso político, sin que existan verdaderos "intentos de desestabilización" opositores.

"Ese es un temor que surge en filas oficialistas precisamente por su dificultad de entender un juego político más abierto y más pluralista", aseguró.

La disputa por Quito puso en segundo plano la alcaldía de Guayaquil, la ciudad más numerosa y de mayor poder económico del país, en la que las encuestas conceden ventaja para la reelección del alcalde derechista Jaime Nebot.

En otras ciudades como Cuenca, Ibarra, Ambato o las costeras Manta y Portoviejo, también está en duda el triunfo del oficialismo ante partidos o movimientos emergentes.

La campaña electoral que finalizó ayer involucró a 28 mil  candidatos para 5.651 cargos en disputa.

Unos 11,6 millones de ecuatorianos podrán votar 23 prefectos (gobernadores) y viceprefectos (vicegobernadores), 221 alcaldes, 1.305 concejales y 4.079 vocales de las juntas parroquiales rurales.

En Ecuador, el voto es obligatorio para las personas entre 18 y 65 años, y optativo para los mayores de 65 años y para los extranjeros residentes. fuente:telam.com.ar
Publicar un comentario