REYNAZUL.

viernes, 31 de enero de 2014

Marginan de un acto a una reina de la Vendimia por estar embarazada POR GRACIELA GIOBERCHIO Tiene 18 años y las autoridades no le permitieron entregar el cetro a su sucesora, tal como se estila. La chica le inició a juicio al Estado provincial por daño moral.

Esta es la historia de una reina que se quedó sin trono por dar vida. El año pasado, Yamila Estefanía Escudero, de 18 años, fue elegida soberana de la Vendimia en el distrito Campo Los Andes, Mendoza, y en la fiesta de este año, que se hizo el 18 de enero, el municipio le prohibió entregar los atributos a su sucesora porque está embarazada y el reglamento no lo permite. La chica, que lleva una gestación de 8 meses y medio, se sintió discriminada y decidió recurrir a la Justicia. Es el primer caso judicial que presenta una reina saliente que, sin dudas, sentará un precedente porque el embarazo de las reinas es una polémica de larga data en la provincia.
La demanda fue presentada esta semana contra la Municipalidad de Tunuyán y el Estado de la provincia de Mendoza. Pide una indemnización por daño moral -de unos 50.000 pesos-, un acto de reparación que incluye disculpas públicas y que se declare inconstitucional el reglamento de la Vendimia. Esta mañana se supo, extra oficialmente, que el juzgado civil de turno que tomó el caso hizo lugar al pedido y que por lo tanto las autoridades municipales deberán disculparse ante Yamila en un nuevo acto de la Fiesta de la Vendimia el 5 de febrero.
Esta mañana, en una entrevista en Canal 26, Yamila afirmó: “Mi principal objetivo es que me pidan disculpas públicas”. A Yamila la defiende la abogada mendocina trans Carolina Jacky (61), quien consiguió las primeras rectificaciones de los DNI y reasignaciones sexuales para mujeres y hombres trans en su provincia, incluida ella misma. Asegura que el reglamento de la elección de la Reina de la Vendimia es inconstitucional porque está en contra de la Ley de Violencia de Género y de los tratados internacionales que protegen a la mujer y que son leyes que están por encima de un reglamento provincial. Es contundente: “Este es un claro acto de discriminación; una actitud machista y patriarcal. La violencia va más allá de los casos de mujeres golpeadas. Hay violencia institucional, simbólica y mediática como la que sufrió Yamila”.
Yamila asegura que cuando se presentó a la elección sólo firmó unos papeles sobre una convivencia de dos semanas y que nunca firmó, le leyeron ni le entregaron copia del reglamento que prohíbe a las soberanas casarse y quedar embarazada durante el mandato. “Nunca firmé el reglamento. En septiembre avisé al municipio que estaba embarazada y me dijeron que no había problemas, que no afectaba mi mandato como representante de Campo Los Andes. Recién una semana antes de la ceremonia de traspaso del 18 de enero, me enteré que no podía presentarme, ni despedirme, ni agradecer a toda la gente que estuvo conmigo en este tiempo”, contó angustiada. Y agregó que durante todo el proceso del concurso “siempre se comunicaron directamente conmigo; a partir del embarazo lo llamaron a mi papá y a mí no me tomaron en cuenta”.
La prensa mendocina informa, en tanto, que en el municipio de Tunuyán admiten que le comunicaron a la joven que no debía presentarse para entregar la corona porque así lo dispone “la normativa vigente” y “fundamentalmente para resguardar la salud de Yamila y su bebé”. Hay varios antecedentes que no llegaron a la Justicia. En 2009 la reina de La Paz, Fabiana Dellatorre, a pocos días de dejar su mandato, recibió una carta documento de la Comuna que la intimaba a resignar sus atributos en un lapso de 48 horas por incumplimiento de sus deberes como reina, por estar embarazada. En 2011, ante el rumor de su embarazo, Jennifer Cubillos renunció a ser la reina de Maipú. En 2012, la reina de Lavalle, Evelin Ramirez, estaba embarazada y frente a todo pronóstico el intendente de ese departamento la dejó continuar con su reinado. Eese año, un diputado provincial presentó un proyecto para que los departamentos unificaran los reglamentos vendimiales y se desató una polémica. El proyecto de ley sigue esperando su aprobación.  fuente:clarin.com
Publicar un comentario