REYNAZUL.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Sobrevivió tres días en un barco hundido Un grupo de buzos que buscaba cadáveres lo encontró por sorpresa.

Atrapado a  30 metros de profundidad. Y durante 72 horas. Harrison Odjegba, un cocinero nigeriano de un barco carguero, que había dado una vuelta de campana en el océano Atlántico, sobrevivió en esas condiciones hasta que fue rescatado por buzos. Sólo bebió una Coca Cola, afirmó.

Los buzos enviados al lugar sólo buscaban cadáveres, dijo Tony Walker, gerente de la compañía holandesa DCN Diving.

El video del rescate de Odjegba se convirtió rápidamente en lo más visto de internet. Una inusual burbuja de aire contenida en el camarote donde quedó atrapado le salvó la vida. Allí, el cocinero nigeriano, se mantuvo milagrosamente vivo durante 72 horas. Fue entonces cuando un grupo de buzos que bajó a retirar los cadáveres de la tripulación lo encontró para sorpresa de todos. No le quedaba mucho tiempo de oxígeno, estaba a punto de morir congelado.

Sumergido en agua helada, vestido solo con calzoncillos, Okene repetía el último salmo que su esposa le había enviado por mensaje de texto, que algunos llaman la oración de salvación: “Por tu nombre, Señor, dame vida”.

Okene está convencido de que su rescate después de 72 horas bajo el agua y a 30 metros de profundidad es señal de salvación divina. Los otros 11 marineros a bordo del Jacson murieron.

Los buzos, que trabajaban en un yacimiento petrolero a 120 kilómetros del lugar, ya habían recogido cuatro cadáveres. Cuando una mano apareció en la pantalla monitoreada por Walker en el barco de rescate, que muestra lo que veía el buzo, todos dieron por sentado que era un cadáver más.

“El buzo reconoció que había visto la mano y cuando fue a tomarla, ¡esta se aferró a la suya!’’, dijo Walker en entrevista telefónica el martes.

“Fue aterrador para todos’’, dijo. “Para el tipo atrapado, porque no sabía qué estaba sucediendo. Fue un shock para el buzo que estaba allá abajo buscando cadáveres y nosotros (en la sala de control) saltamos al ver en la pantalla la mano que lo aferraba’’.

En el video hay una exclamación de pavor del buzo, seguida de júbilo al comprender lo que sucedía. Okene recuerda que le oyó gritar: “¡Hay un sobreviviente! Está vivo’’.

“Tuvo una suerte increíble al estar en un bolsón de aire, pero hubiera tenido tiempo limitado... hasta que no hubiera podido respirar más’’.

El video completo del rescate, filmado por los buzos, fue difundido por DCN Diving ante un pedido de la Associated Press. 

El buzo que lo rescató usó agua caliente para hacerlo entrar en calor y luego le puso una máscara de oxígeno. Tras extraerlo del bote hundido, lo introdujo en una cámara de descompresión y luego lo llevó a la superficie.

(Fuente: Agencias). fuente:clarin.com
Publicar un comentario