REYNAZUL.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Masacre en Sudán del Sur: serían cientos los muertos por los brutales enfrentamientos Es lo que estiman diplomáticos de la ONU por los choques entre los seguidores del presidente y los de su ex vice, que son de etnias diferentes.

Los enfrentamientos armados que comenzaron el domingo pasado en Sudán del Sur entre dos facciones del Ejército dejaron al menos 500 muertos, estimaron diplomáticos de la ONU, que temen que la violencia en el país del Este africano rico en petróleo sea “principalmente étnicas”. 

El enfrentamiento en el país -que hace dos años declaró su independencia- es entre los seguidores del presidente Salva Kiir y los fieles a su ex vicepresidente Reik Machar, quienes pertenecen a grupos étnicos diferentes. 

Kiir acusó del intento de golpe a Machar, destituido del cargo en julio junto a otros altos 
funcionarios en el marco de una serie de disputas entre distintas facciones del partido de gobierno, el ex rebelde Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (MLPS). 

Luego del intento de golpe de Estado, el gobierno sursudanés decretó un toque de queda en la capital del país africano hasta nuevo aviso para evitar una escalada de la violencia. La ONU, que desde el domingo acogió a unas 13.000 personas afectadas por la violencia, hizo un llamamiento para que el intento de golpe no derive en un conflicto étnico entre las tribu rivales 
Dinka, a la que pertenece Kiir, y Lou Nuer, las más importantes del país, a la que pertenece Machar. 

El ex vicepresidente es considerado un personaje polémico, debido a que durante la guerra civil (1983-2005) entre la rebelión del sur (en el poder) y SUDÁN, cambió más de una vez de bando. No obstante, Mashar ya adelantó que se presentará a las elecciones presidenciales de 2015, en su lucha con Kiir por el poder. 

Pese a la firma de un acuerdo para poner fin a la guerra civil y que abrió el camino a la independencia en julio de 2011, Sudán del Sur sigue sumida en una inestabilidad, marcada por los enfrentamientos tribales, como los sucedidos en el corazón de la 
región de Jonglei, la mayor del país. 

De mayoría cristiana y animista, Sudán del Sur tiene todavía fuertes tensiones con SUDÁN, de mayoría musulmana, aunque es una rivalidad que se explica fundamentalmente por el petróleo. SUDÁN del Sur heredó las tres cuartas partes de las reservas de petróleo del SUDÁN anterior a la partición, pero para exportarlas depende de los oleoductos del Norte. 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, le manifestó  por teléfono al presidente su preocupación por los combates y llamó a un tregua inmediata. 

El gobierno de Estados Unidos ordenó la salida del país de personal prescindible del país e informó que la embajada en Juba suspendió el trabajo normal hasta nuevo aviso. 

Fuente: Agencias fuente:clarin.com
Publicar un comentario