REYNAZUL.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Maduro analiza aplicar un brutal tarifazo para los combustibles POR LUDMILA VINOGRADOFF Hoy con un dólar se llena el tanque. La admisión oficial revela los graves problemas económicos de Venezuela. Hace 16 años que no hay ajuste en el precio. Estiman subirlo un 2.683%, admitió un ministro y jefe de PDVSA.

El gobierno de Nicolás Maduro estudia aumentar el precio del combustible un 2.683 %, según anunció ayer el vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez. La idea, que implicaría tocar una “vaca sagrada” para todos los venezolanos como es el valor inamovible de la gasolina desde hace 16 años, se aplicaría para que ese subsidio a las naftas no siga causando pérdidas anuales de unos US$ 12.600 millones. De acuerdo con la admisión del alto funcionario chavista, el precio por litro pasaría de costar 9 céntimos de bolívar a 2,7 bolívares. Hoy, en este país petrolero se puede llenar un tanque mediano pagando un dólar, cuyo valor oficial es de 6,3 bolívares.
“Tenemos que dar una discusión nacional de si ha llegado el momento o no de cobrar la gasolina. En este país no se paga por gasolina, PDVSA –la petrolera estatal– paga para que echen gasolina”, dijo el también ministro de Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela.
El reconocimiento del funcionario es interpretado por los analistas como una suerte de “globo de ensayo” oficial para observar cómo reacciona la población, ya sumamente castigada por una inflación anualizada del 54%, una brutal escasez de productos esenciales que se prolonga desde hace varios meses y un cepo cambiario que vigente desde 2003 que traba toda la economía en un país que importa el 68% de lo que consume.
El dólar oficial se cotiza hoy a 6,3 bolívares por unidad, pero el precio de la divisa en el mercado paralelo es diez veces superior.
Según relató Ramírez en rueda de prensa, la nafta de 95 octanos, que actualmente se vende a 9 céntimos de bolívar por litro, tiene un costo de producción 28 veces mayor, lo que implica que debería tener un precio de 2,7 bolívares por litro para que PDVSA no registre pérdidas y de 4,3 bolívares, si ese volumen tomara como referencia los precios internacionales.
En ese sentido, Ramírez puso como ejemplo el valor de una botella de agua con respecto al precio de la gasolina en el país: “Con una botella de agua mineral de 7 bolívares, se compran 72 litros de gasolina; con lo que se paga por un periódico se echan 100 litros de combustible; y por un refresco de lata a 12 bolívares se echan 250 litros de diésel.
Esto no tiene sentido para nada ”, dijo el ministro, quien recordó que Venezuela es el país con la nafta más barata de todo el planeta.
Sin precisar qué nuevos precios se podrían cobrar, Ramírez explicó queen PDVSA se discute la posibilidad de “recuperar los costos de producción ” que oscilan entre 2 y 2,7 bolívares por litro (entre 30 y 45 centavos de dólar) por litro. Además los costos de producción superan entre 28 y 50 veces el precio de venta de la gasolina y el diésel, en un mercado que consume el equivalente de unos 700.000 barriles diarios de combustibles, de los cuales importa 100.000 barriles por día de EE.UU.
Sus anuncios fueron hechos en el marco de la reunión de Petrocaribe, cuyos socios se benefician del suministro preferencial y financiamiento del crudo de Venezuela. También coincide con la decisión de la Agencia de Calificación estadounidense Moody’s de rebajar los bonos venezolanos ante el “notorio incremento” del riesgo de colapso económico y financiero del país con una elevada inflación –la más alta de la región– y una depreciación de la tasa de cambio paralelo. “Las políticas del gobierno han empeorado estos problemas elevando el riesgo de un colapso económico y financiero”, dijo la agencia. fuente:clarin.com
Publicar un comentario