REYNAZUL.

domingo, 8 de diciembre de 2013

HOMENAJES Sudáfrica celebró un día nacional de oración en honor a Mandela Sudáfrica celebró el Día Nacional de la Oración y la Reflexión en honor al ex presidente con actos religiosos en todo el país, encabezados por el mandatario Jacob Zuma, quien destacó que su muerte representó "una pérdida sin precedentes" para el país.

Las imágenes que devolvían hoy las iglesias y los templos de Sudáfrica eran un ejemplo cabal del legado que dejó Mandela tras su muerte a los 95 años: un país unido, sin importar los credos ni las creencias, por la memoria de una misma persona.


El Día Nacional para la Oración y la Reflexión fue decretado por el gobierno para honrar a Mandela y representa el primero de una larga lista de conmemoraciones, actos y eventos con los que se recordará la vida de Mandela y su influencia en la historia sudafricana, informó la agencia de noticias EFE.

En todos los templos de todas la religiones del país millones de personas rezaron por el alma de Mandela, en un ejemplo de ecumenismo en honor de un líder que supo trascender razas, credos e ideologías, y que timoneó su país a través de una difícil transición democrática con un solo objetivo en mente: la reconciliación nacional.

Johannesburgo, paradigma del desarrollo africano y crisol de cultos, atestiguó hoy esta proeza en cada uno de sus barrios, donde iglesias, sinagogas, mezquitas y templos oficiaron ceremonias en su honor.

"Mandela fue un hombre extraordinario, que hizo mucho por nosotros durante una vida llena de logros y sacrificios. Hoy le honramos por todo lo que nos dio", dijo a EFE Chris Taylor, miembro de la parroquia anglicana de Santo Tomás, en el barrio residencial de Linden, donde los feligreses encendieron una gran vela en su memoria.

Johannesburgo, paradigma del desarrollo africano y crisol de cultos, atestiguó hoy esta proeza en cada uno de sus barrios, donde iglesias, sinagogas, mezquitas y templos oficiaron ceremonias en su honor
Mientras tanto, en el antiguo gueto indio de Lenasia, la comunidad asiática sudafricana también acudió a sus templos para recordar a Madiba, como sus compatriotas llamaban cariñosamente al ex presidente.

En el norte, en el acomodado suburbio de Bryanston, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se sumó a un homenaje religioso en una iglesia metodista.

"Mandela predicó y practicó la reconciliación" después de salir de la cárcel, tras 27 años de encierro y torturas, y especialmente durante la transición del régimen racista del apartheid a la democracia actual, recordó Zuma, citado por la agencia de noticias local Sapa.

"Su muerte es una pérdida sin precedentes para el país", sentenció.

La parte más festiva de la jornada, se vivió en el antiguo gueto negro de Soweto, donde el ex presidente vivió durante quince años y donde eligieron recordarlo con oficios religiosos pero sin tanta solemnidad.

Allí, en la famosa iglesia Regina Mundi, en la que el joven Madiba celebraba asambleas clandestinas junto a sus compañeros del Congreso Nacional Africano durante el apartheid, el sacerdote Sebastian Rossouw, animó a sus fieles a encontrar un nuevo referente.

"El mundo necesita otro Madiba. Él no puede ser el último", pidió Rossouw a una congregación donde los coloridos tejidos africanos vencieron a las prendas de luto.

Fuera de la iglesia, una docente de Ingeniería hablaba con emoción del héroe que derrocó al régimen racista y le dio a la mayoría negra los mismos derechos políticos que a la élite minoritaria blanca.

"Nunca pensé que los blancos llegarían a llamarme profesora", dijo, emocionada.

Concluida la ceremonia, los vecinos de Soweto se volcaron de nuevo a la calle para seguir celebrando a su vecino más ilustre con cantos y bailes colectivos que nadie sabe cuándo cesarán.

El primer gran acto público será el funeral del 10 de diciembre en el Estadio Soccer City (Ciudad del Fútbol) de Johannesburgo y dado que sólo podrán entrar 80.000 personas al estadio, el gobierno ya anunció que habilitará tres campos más con pantallas gigantes para seguir el acto.

Hasta ahora un total de 53 jefes de Estado o de Gobierno confirmaron su asistencia, según informó hoy la ministra sudafricana de Relaciones Exteriores, Maite Nkoana-Mashabane.

Entre los líderes que confirmaron su presencia se destacan los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama; Brasil, Dilma Rousseff; México, Enrique Peña Nieto; así como el príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona de España, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

Además, el papa Francisco nombró hoy al cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo de la Justicia y la Paz, como su enviado especial en los funerales de Estado que comenzarán mañana lunes, según un comunicado de la Santa Sede.

Los funerales se extenderán hasta que el domingo 15 el cuerpo del hombre que cambió el destino de Sudáfrica sea enterrado en una ceremonia final en Qunu, el pueblo donde dio sus primeros pasos.

fuente:telam.com.ar
Publicar un comentario