REYNAZUL.

jueves, 17 de octubre de 2013

EN VILLA CELINA. Acusan a cinco integrantes de una murga de violar a una adolescente discapacitada Ella tiene 15 años y los acusados entre 16 y 22. El hecho habría ocurrido en medio de ensayo de la murga realizado en una sociedad de fomento. Uno de los menores fue entregado a la policía por su propia madre, quien antes de presentarlo ante las autoridades le propinó una golpiza.

Cinco jóvenes de entre 16 y 22 años, integrantes de grupo de murga, fueron acusados de abusar sexualmente de una adolescente discapacitada de 15 años, dentro de una sociedad de fomento de la localidad bonaerense de Villa Celina, en el partido bonaerense de La Matanza. 

El hecho habría ocurrido en medio de un ensayo de la murga realizado en el interior de la sede de la sociedad de fomento "Trabajemos en Armonía" (TEA), ubicada sobre la calle Chávez 1965, de esa localidad del oeste del Gran Buenos Aires. 

Según da cuenta en su edición del jueves el Diario Popular, los acusados habrían desvestido a la menor y abusaron de ella sexualmente por vía anal y vaginal. 

Tras la denuncia, los cinco sospechosos fueron detenidos, pero, por ser la mayoría de ellos menores de edad, todos fueron liberados menos uno, que tiene 22 años. 

Según trascendió, uno de los menores fue entregado a la policía por su propia madre, quien antes de presentarlo ante las autoridades le propinó una golpiza. 

De acuerdo con el relato de la abuela de la víctima a un canal de televisión, la adolescente padece retraso madurativo, y poco a poco está relatándole lo sucedido, a medida que rememora el horror padecido. 

"Yo venía caminando por la cuadra del hospital, se me acercaron dos chicos, se me adelantaron y uno, que tenía la llave, abrió la puerta, me empujó y empezaron a sacarme la calza, la remera. Me metieron la mano por la cola, me metieron sus partes de abajo y me obligaron a practicarles sexo oral", dijo en su escalofriante relato la menor ante las cámaras de televisión. 

Además, la chica aseguró que "el que abrió la puerta se llama Ciro, tiene 22 años". 

Minutos después, su abuela contó que a ese joven lo vio nacer y hasta lo tuvo en sus brazos, ya que eran amigos de la familia, porque una de sus hijas cursaba el colegio con él. 

"Tengo una impotencia tremenda, le destruyeron la vida a mi nieta", se lamentó, al tiempo que pidió que los menores sean castigados por lo que hicieron. fuente:26noticias.com.ar
Publicar un comentario