REYNAZUL.

viernes, 11 de octubre de 2013

Conmoción en España: murió la ex piloto María de Villota La primera mujer de su país en llegar a la Fórmula 1 falleció en Sevilla, a los 33 años, y por causas naturales. En 2012, había sufrido un grave accidente corriendo para la escudería Marussia, por el que perdió un ojo.

María de Villota, ex piloto española y todo un símbolo en su país, fue encontrada sin vida en la mañana del viernes en un hotel de Sevilla. Según la autopsia, la deportista que en julio de 2012 había sufrido un accidente que le hizo perder un ojo y varias secuelas, falleció de causas completamente naturales. Y algunos medios estiman que habría sido por un paro cardíaco.
A las 7.23 de España, la asistente personal de María la encontró tendida en su cama y llamó al servicio de emergencias, que no pudo hacer nada para evitar su muerte. Luego, su familia confirmó la noticia con un comunicado publicado en Facebook. "Queridos amigos: María se nos ha ido. Tenía que ir al cielo como todos los ángeles. Doy gracias a Dios por el año y medio de más que la dejó entre nosotros. Fdo. Familia Villota".
La ex piloto se encontraba en Sevilla para brindar una charla a la Fundación 'Lo Que De Verdad Importa' y el lunes iba a presentar su libro "La vida es un regalo". Todas estas tareas formaban parte de su vida desde el 3 de julio de 2012, cuando un accidente en Duxford (Reino Unido) mientras probaba un auto de la escudería rusa de Fórmula Uno Marussia le hizo perder la vista de un ojo y casi le cuesta la vida. Un hecho que llegó en el mejor momento de su carrera deportiva: era la primera mujer de su país en llegar a la máxima categoría del automovilismo mundial.
María, hija de Emilio, ex corredor de F1, debió pasar por una larga recuperación que le hizo cambiar su concepción de la vida. "El primer día que me miré en el espejo, tenía 104 puntos en la cara, negros, que parecían cosidos con cuerda náutica, y había perdido el ojo derecho. Me quedé aterrada", recordó tres meses después del accidente en una entrevista, en la cual concluyó: "Esta carrera la he ganado porque estoy viva".
Desde entonces, de Villota se ha dedicado a labores humanitarias y a brindar charlas motivadoras para personas que atravesaban momentos difíciles. Hasta su muerte, era responsable de la Escuela de Pilotos Emilio de Villota, representante y embajadora del Día de la Mujer de la Comunidad de Madrid y embajadora contra la Violencia de Género. Además, el 28 de julio pasado se había casado con Rodrigo García Millán, su entrenador personal. A fin de cuentas, creía que la vida era un regalo, el cual disfrutó hasta su último día. fuente:clarin.com
Publicar un comentario