REYNAZUL.

martes, 3 de septiembre de 2013

Japón promete detener las fugas de agua radiactiva de Fukushima con un "muro de hielo" Anunció un plan de emergencia para descontaminar el agua acumulada en la central nuclear, devastada tras el tsunami de 2011.

El gobierno japonés anunció hoy un plan de emergencia para detener con un "muro de hielo" las fugas radiactivas en el mar y descontaminar el agua acumulada en la central de Fukushima.
"El mundo entero se pregunta si Japón logrará desmantelar la central nuclear Fukushima Daiichi", dijo a la prensa el primer ministro de derecha Shinzo Abe, favorable a la industria nuclear, al término de una reunión del comité de crisis sobre Fukushima, la central nuclear devastada por el tsunami del 11 de marzo de 2011.
"El Gobierno va a cerrar filas para enfrentar esta situación", agregó. "No hay que dejar todo en manos de la compañía Tepco" y deben "tomarse medidas radicales", declararon varios ministros ante la impotencia del operador de la central.
El gobierno presentó un plan de 47.000 millones de yenes (475 millones de dólares) para resolver el problema del agua radiactiva. Las autoridades afirman que quieren asumir la dirección de las operaciones mientras el mundo se inquieta por las numerosas averías relacionadas con la presencia de cantidades masivas de agua con grandes proporciones de cesio, estroncio, tritio y otras sustancias radiactivas que se vierten al mar.
Se trata de inyectar en tubos verticales una sustancia refrigerantepara congelar el suelo alrededor, un trabajo de dos años. Unas 300 toneladas de agua acumulada bajo tierra entre los reactores y el mar van a parar por ahora todos los días al vecino océano Pacífico.
El resto de los fondos se destinarán a la puesta en marcha de medios suplementarios para descontaminar el agua almacenada en un millar de depósitos de dudosa fiabilidad. Deberán aumentar las capacidades de sistemas llamados ALPS para limpiar el agua de unas sesenta materias radiactivas, exceptuando el tritio, que requiere otros medios.
Tepco, operadora de la central de Fukushima, busca soluciones para las 400.000 toneladas de agua contaminada que se encuentran bajo tierra o en cisternas especiales, un volumen que aumenta 300 toneladas cada día aunque una pequeña parte se escapa directamente al mar por falta de medios para bloquearla por el momento.
Recientemente, un depósito perdió 300 toneladas de líquido muy radiactivo, en parte vertido al océano, un incidente calificado como "grave" por la autoridad independiente de regulación.

Fuente: Agencias. fuente:clarin.com
Publicar un comentario