REYNAZUL.

martes, 20 de agosto de 2013

Temen un rebrote de la violencia en Egipto tras el arresto del líder espiritual islamista POR GUSTAVO SIERRA. EL CAIRO, ENVIADO ESPECIAL. Los militares arrestaron al líder espiritual de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, oculto desde hacía dos semanas.

El gigante del Nilo, esta urbe de 20 millones de personas, parecía imposible de hacer callar. Las enormes muchedumbres, los autos que no paran de tocar la bocina, el humo mezclado con la arena del desierto, el calor y la humedad intensa.
Todo en movimiento al mismo tiempo. Pero el toque de queda logra lo imposible. A las tres de la mañana en el centro de El Cairo apenas se escucha el ladrido de un perro solitario. Y a lo lejos unas sirenas que indican que la noche silenciosa y cerrada sirve muy bien al propósito de las fuerzas armadas que se mueven para aplastar la oposición de los militantes islamistas que insisten en defender la legitimidad del gobierno depuesto del presidente Mohamed Mursi.
Anoche, el golpe contra los Hermanos Musulmanes fue colosal. Los militares lograron arrestar a su líder espiritual, Mohamed Badie. El verdadero hombre fuerte del movimiento, venerado por millones, permanecía oculto desde hacía dos semanas más allá de una furtiva aparición durante las protestas y la matanza del miércoles pasado. Apenas comenzó el toque de queda a las siete de la tarde, un grupo de militares y policías tomaron por asalto un edificio de departamentos frente a la plaza de Rabba al Addawiya, donde murieron al menos 300 personas en los enfrentamientos de los últimos días.
Para humillar aún más a los islamistas, la televisión estatal abrió esta mañana todos sus noticieros con las imágenes de Badie abatido y confundido mientras era transportado en un vehículo militar.
Badie, de 70 años, era buscado desde el 10 de julio cuando fueacusado de “incitar a la violencia”. De acuerdo a un portavoz del ministerio del Interior, será presentado ante un tribunal el 25 de agosto acusado de haber participado de la matanza de ocho personas frente a la sede del partido de los Hermanos Musulmanes en junio pasado.
El líder espiritual islamista estaba cumpliendo un período de estricto luto por la muerte de uno de sus hijos cuando se produjo el aplastamiento de la protesta de los partidarios del presidente Mursi. Badie había ido a reconocer personalmente el cadáver que había sido llevado a la mezquita de Rabba en la noche del miércoles.
Desde Estados Unidos y Europa se le pide al jefe golpista Abdel Fatá al Sisi que no proscriba a los Hermanos Musulmanes pero este arresto puede desatar nuevamente la violencia en El Cairo en las próximas horas y es improbable que, esta vez, el toque de queda sirva para algo. fuente:clarin.com
Publicar un comentario