REYNAZUL.

sábado, 10 de agosto de 2013

Por temor al fraude, hay un récord de fiscales voluntarios POR IGNACIO ORTELLI Se anotaron 38 mil en todo el país. Son siete veces más que en las elecciones de 2011. Y hay 50 mil inscriptos a presidente de mesa. Es producto de una campaña de las ONG. Igual, dicen que no alcanza.

Mientras los candidatos revisan las últimas encuestas de cara a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) , cerca de cien mil voluntarios se preparan para participar del proceso de control electoral. La clave en esta cifra, que constituye un récord, se encuentra en buena parte en el fuerte incremento de personas apartidarias que se ofrecieron para fiscalizar las 90.500 mesas habilitadas. Aún así, pese a que el número es el más alto de la historia, tanto los partidos políticos como organizaciones no gubernamentales advierten que se necesitan más para cubrir todos los puestos.
¿Cómo se explica este escenario de tanto interés en participar? Hay razones económicas: tal como confirmó el director nacional electoral Alejandro Tullio, los 55 mil ciudadanos inscriptos en el Registro Público de Postulantes a Autoridades de Mesa cobrarán por el día de trabajo. Pero no se trata únicamente de dinero. El malestar social –reflejado en las manifestaciones del 8N y del 18A– y la desconfianza al Gobierno expresada en un temor al fraude parecen haber jugado un papel preponderante. “Más allá de que las PASO serán un anticipo de las generales de octubre , la idea es no dejar arista sin cuidar.
Nuestro planteo fue ‘si caceroleás y marchaste, ayudanos a fiscalizar para garantizar la transparencia de la elección’. Y la gente respondió de una manera impactante”, explicó a Clarín Claudio Bargach, coordinador de la Red Ser Fiscal, que nuclea numerosas ONG y a través de la Weblanzó una exitosa convocatoria a la que se sumaron 38.033 voluntarios que no cobrarán un peso por su tarea.
Ese número supera ampliamente los cinco mil apartidarios que se postularon en los comicios de 2011.
Este dato se puede sustentar en que el contexto polarizado actual bien se diferencia de la previa a aquellas presidenciales, a las que el oficialismo arribó como claro favorito.
De cualquier modo, la ingerencia de los partidos políticos en este abrupto cambio fue escasa: “El 82% de los inscriptos nunca fiscalizó. Y el 95% no pertenece a ningún partido”, detalló Bargach. No obstante, como los fiscales de mesa deben ser designados por los partidos políticos, la red alcanzó un acuerdo con la UCR, el PRO, la Coalición Cívica, Unión Celeste y Blanco y Libres del SUR, entre otros. “Algunos, por una cuestión de estructura, precisaron fiscales de todo el país. Otros, sólo en algunos distritos”, amplió.
Este boom por fiscalizar la elección resultó fundamental para hacer frente al crecimiento del padrón –pasó de 28.900.000 en 2011 a 30.450.000– , pero no resuelve un tema que es ajeno a la voluntad de las personas: la inseguridad. Quienes fiscalizan mesas lo hacen en la misma sección en la que votan. Por ende, como se trata del mismo barrio en el que viven, en algunos casos se exponen a diferentes presiones que exceden el día de las elecciones. Principalmente en el Conurbano bonaerense, apuntado por los candidatos de la oposición como la zona crítica en la que mañana deberán poner especial atención para evitar maniobras fraudulentas.
Para ello, además del trabajo que realicen los diferentes partidos políticos, la web redserfiscal.com.ar también va a confeccionar durante el comicio u n “mapa del delito electoral”, mediante el cual atenderá denuncias relacionadas a inconvenientes que surjan a la hora de votar. fuente:clarin.com
Publicar un comentario