REYNAZUL.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Los nuevos celulares ahora funcionan con la mirada y sin tocarlos POR MARCELO BELLUCCI Los modelos más avanzados que llegan este año sorprenden por reconocer los gestos o la mirada del usuario. Algunos también incorporan cargadores de batería inalámbricos, y otros son resistentes al agua y a los golpes.

Con inmensas pantallas al límite de la comodidad, procesadores con exceso de potencia y píxeles que superan la capacidad del ojo humano, la carrera expansionista de los teléfonos inteligentes encontró en su capacidad de superarse un tope a sus aspiraciones. Ya alcanzada la cuota de hardware, los fabricantes avanzan hacia una mayor inteligencia.
Muchas de las innovadoras funciones que hoy rodean a los equipos de gama alta, llegaron al teléfono como un prototipo. Con algunos retoques técnicos, esas promesas comenzaron a ser adoptadas por otras marcas, hasta que lentamente, terminaron por estandarizarse.
Acaso Google fue el primero en entender que seguir montando transistores cada vez más retorcidos y diminutos no conducía a nada nuevo. Cuando todos esperaban que el Motorola Moto X, que comenzará a vender a fin de año, fuera el colmo de la abundancia, sorprendió con un equipo bien balanceado, pero volcó todo su potencial a la estética. A través de un sitio Web, el interesado podrá elegir los materiales de la carcasa, el color del frente, los contornos, la posibilidad de añadir un texto y personalizar la pantalla de arranque. Según la compañía, tiene más de2.000 combinaciones de diseño.
Mientras que Nokia se dio cuenta que enchufar un cable al teléfono para que circule la corriente era, además de insulso algo anticuado. Así, dotó al Nokia Lumia 1020 (algo que también tiene el Lumia 920) de uncargador inalámbrico. El equipo viene con una base plana que al apoyar el móvil, se activa la carga. Es compatible con el estándar de carga wireless Qi, que permite usar otros cargadores con la misma tecnología. El Nexus 4, de Google, ya lo tiene y Samsung está por anunciarlo para el Galaxy S.
La idea de colocar sensores al teléfono no es algo original. Aunque fue el Samsung Galaxy S4, que ya se consigue en el país, quien condujo esta experiencia a su máxima expresión. Algunos de estos nueve sensores son muy prometedores, otros son experimentales y hay unos pocos malogrados.
Mediante el Smart Scroll es posible controlar el Galaxy con los ojos.
El equipo es capaz de reconocer cuándo lo miran y si uno está ejecutando un video y retira la vista, se pone en pausa solito. Se vuelve a activar cuando detecta la mirada. El Air Gesture es otro sensor situado en el extremo superior derecho que detecta gestos a una distancia máxima de 7 cm.
Al pensar lo inoportuno que resulta la acción de pulsar la pantalla cada vez que ingresa una llamada, se descubre lo acertado que estuvo el LG G2 con su propuesta. Es que para contestar una llamada con ese aparato basta llevarse el teléfono a la oreja, sin presionar botones ni correr cerrojos. El aparato estará antes de fin de año.
Y si la intención es que todo resulte natural y simple, el BlackBerry Z10, que se presenta en estos días, viene sin botones a la vista. Tanto desbloquear el aparato como acceder al menú de aplicaciones se realiza a través de gestos que habrá que practicar. Algo similar ocurre con el LG G2, ya que para desbloquear el móvil hay que dar dos golpes en la pantalla.
Uno de los puntos flacos de los súper teléfonos es su fragilidad. Un golpe puede resultar letal para sus componentes. Para fortificar esta carencia, el Sony Xperia Z, que ya se consigue localmente, esresistente al agua y a los golpes. Samsung ya sacó su modelo S4 Active con estas características. ver nota completa en su fuente:clarin.com
Publicar un comentario