REYNAZUL.

viernes, 9 de agosto de 2013

EXPLOSION EN ROSARIO. Una perra labradora halló los últimos tres cuerpos entre los escombros: hay 13 muertos Se llama Luna e integra la Brigada Canina que trabaja junto a los rescatistas en busca de sobrevivientes. También participa de la búsqueda otra labradora española color chocolate, que estuvo en los terremotos de Haití, de Chile, y en el alud de Guatemala.

Una perra labradora que integra la Brigada Canina fue la que encontró los últimos tres cuerpos hallados en las últimas horas entre los escombros del edificio que se derrumbó por una pérdida de gas en la ciudad de Rosario, precisó el jefe de Bomberos Voluntarios de Paraná, Jorge Vallejos.

También participa de la búsqueda otra labradora española color chocolate, que antes de este siniestro protagonizó grandes rescates en los terremotos de Haití, de Chile, y en el alud de Guatemala, entre otras catástrofes.

Las perras, especialmente entrenadas para este tipo de acontecimientos, "superan" con su olfato a cualquier tecnología hasta ahora desarrollada, según explicó el titular de Defensa Civil de la Municipalidad de Rosario, Raúl Reinone.

Luna, la labradora que forma parte del cuerpo de bomberos de la ciudad entrerriana de Paraná, localizó entre los restos del edificio a los tres últimos cuerpos que fueron hallados y que llevaron a 13 el número de muertos por la explosión de Salta 2141.
Vallejos aseguró que, además de estos últimos hallazgos, "la perra encontró otros cuerpos" y señaló que EL animal participa activamente de la búsqueda de las ocho personas que aún no fueron encontradas.

Pero Luna no está sola, también forma parte de la búsqueda Lola, una labradora de 35 kilos que llegó desde la Unidad ONG K9 de la localidad bonaerense de Ezeiza.
Esta perra de mediano porte tiene una larga trayectoria en rescates y hallazgos de cuerpos en grandes catástrofes.

Estuvo presente en el alud de Tartagal, en 2009; en el terremoto de Haití, en el alud de Guatemala, y en el tsunami y terremoto de Chile, en 2010; y en el terremoto de Turquía, un año después. "Lola tiene seis años: para mítiene que trabajar la mitad del día y la otra mitad tiene que jugar como mascota. Que es lo que corresponde porque está entrenada para encontrar cuerpos vivos y cadáveres y eso también la estresa", señaló el rescatista Cristian Kuperbank, que trabaja en dupla con la labradora.

Reinone expresó que ninguna tecnología "supera" en la búsqueda "la sensibilidad de estos perros", que están entrenados para trabajar en zonas de catástrofes.
"El trabajo de los perros socorristas de las distintas fuerzas que operan en las tareas de rescate es muy importante y ningún elemento electrónico por más sofisticados que sea supera la sensibilidad de estos perros, esta consideración está avalada por todos los socorristas", sentenció Reinone. fuente:26noticias.com.ar
Publicar un comentario