REYNAZUL.

sábado, 3 de agosto de 2013

El vino y el mate, reconocidos como auténticas costumbres argentinas POR JOSEFINA - ROXANA BADALONI Así, buscan impulsar el mercado de consumo de los dos productos y la producción vitivinícola y de yerba mate.

El vino es bebida nacional y el mate, infusión nacional por dos leyes aprobadas por el Congreso y promulgadas ayer. En Mendoza, la cuna del vino, la industria celebra este aliciente a la difusión de la bebida que ha ganado mercados y reputación internacional, a pesar de tener cada vez mayores complicaciones para exportar.
En los primeros cinco meses del año, las exportaciones de vino cayeron un 24% en volumen.
Un dato más sobre su presente: en sólo cinco meses de 2013, la Argentina dejó de exportar unos 35 millones de litros de vino, comparado con 2012, debido a los mayores costos internos y también a la desventaja cambiaria. Las leyes aprobadas no aseguran políticas económicas estables para la producción de vino, debido a que el objetivo principal es “promover la difusión de la producción del vino y el mate”.
En lo que se refiere al vino, el Ministerio de Agricultura deberá impulsar acciones estratégicas para elaborar y ejecutar un plan de acción para “difundir las características culturales que implique la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones; promover la imagen e isologo del vino en todo tipo de eventos oficiales en el país y en el exterior; y establecer que el isologo sea incorporado en la etiqueta de la botella”.
Este plan incluye su presencia en eventos oficiales de la Cancillería, sus embajadas y consulados.
La ley 26870, publicada en el Boletín Oficial, abre las puertas para que el vino sea reconocido como un alimento y pueda ser identificado por la zona de elaboración.
Más allá del reconocimiento oficial, el vino es una bebida que ya goza de admiración científica. En dosis moderadas, se sabe que tiene un poder antioxidante, y eso es bueno para la salud. En el país se consumen 29 litros de vino per cápita al año y hay 948 bodegas elaboradoras
“El mate no es una bebida. Nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate es exactamente lo contrario que la televisión. Te hace conversar si estás con alguien y te hace pensar cuando estás solo”. Así definió al mate Hernán Casciari, en el blog que dio origen a la obra de teatro “Más respeto que soy tu madre”, que protagoniza Antonio Gasalla. Esa definición, tanto más sincera y cercana a la que dice el texto de la ley –“infusión preparada en base al alimento de yerba mate, que colocada en un recipiente y mojada con agua caliente, es bebida mediante una bombilla”– es la que ha motivado que el mate sea considerado como la infusión nacional, tal como se publicó ayer en el Boletín Oficial.
Más allá del valor simbólico, la idea es promover la industria y que el logotipo de “Mate Infusión Nacional” esté en eventos y actividades culturales, sociales o deportivas que tengan carácter oficial. 
En la Argentina, el consumo interno en el primer trimestre de 2013 fue el mejor de los últimos cinco años, según datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). 
Se registraron más de 63 millones de kilos, frente a unos 55 millones en el mismo período del 2012. Según el mismo estudio, en el país se toman 100 litros de mate por persona por año, muy por encima de otras bebidas como las gaseosas (50 litros por año), la cerveza (34), el vino (29) y el agua mineral (18).
En cuanto a los envases, el de medio kilo es el más comprado por los consumidores argentinos, con un 63% del total, seguido por el paquete de un kilo, que representa el 29% de las ventas totales. 
Además de la tradición, esta infusión puede tener beneficios para la salud. Según explica la experta en mate Josefina Armendares, aporta vitaminas A, B, C y E y tiene un gran poder antioxidante.

Más información: Mitos y verdades sobre el mate.
fuente:clarin.com
Publicar un comentario