REYNAZUL.

martes, 20 de agosto de 2013

Cómo son las islas de la discordia Un archipiélago de 115 islas, bellezas naturales y temperatura ideal. Mirá las imágenes de este paraíso.

Las Islas Seychelles, extraña escala de la presidenta Cristina Kirchner en enero pasado, son conocidas por ser un paraíso tropical. Esa palabra es la que comúnmente se utiliza para describir a la República de las Seychelles. Y no por nada mantiene esta connotación.

Son 115 las islas que conservan su belleza natural, emplazadas en el océano Índico al noreste de Madagascar, en África. El archipiélago mantiene el clima tropical con temperaturas que oscilan entre los 25° y 30°. Ocupa una superficie de 455 kilómetros cuadrados.

Las Seychelles cuentan con la más pequeña capital del mundo: Victoria. Se encuentra en la pequeña isla de Mahe, a nueve horas de París. Allí, sólo en esa isla, hay 65 playas. Es un extraño lugar con 30 grados de temperatura para una presidenta que detesta el sol, tiene rosácea y se protege de pies a cabeza del sol y con sombrilla.

Pero Mahe y su pequeño aeropuerto es apenas una escala para los famosos que van allí. La mayoría parte en un pequeño avioncito o en barco a una de las islas, donde hay complejos muy lujosos, con increíbles planteles de masajistas y spas, que separan a los afortunados de una población mayoritariamente musulmana que está administrada como una dictadura. El año pasado, derrocaron a su presidente. Las nuevas autoridades no quieren contactos entre los extranjeros y los turistas.

En Mahe se encuentra el Banco Central de Seychelles, que funciona entre 8 de la mañana y las 12 del mediodía.La moneda es la rupia. Está muy cerca de la India y es el lugar casi obligatorio para descansar de los diplomáticos que están en Afganistán, India y Paquistán.Es un paraíso off shore. De eso vive, junto con el turismo, y el archipiélago se está hundiendo todo el tiempo por el cambio climático.

En el más absoluto secreto, Kate y el príncipe William del reino Unido pasaron su luna de miel en Seychelles. Allí también se habían reconciliado después de su separación. Es un lugar para enamorados, viajeros de luna de miel, recién reconciliados, amantes de la caza submarina y el buceo y de la navegación a vela. Tiene dos serios problemas: hay muchos tiburones cercanos a la costa y piratas somalíes, que han llegado a secuestrar a turistas. Por esa razón, la seguridad es draconiana en las islas.

Madame Liliane Bettencourt, accionista del grupo de cosmética L’Oreal y una de las mujeres más ricas del mundo, tenía una casa en Seychelles y cuando se la dio a su amante, él la rechazó con el argumento de que el lugar está “lleno de tiburones”.

Entre los argentinos que han viajado en su propio avión a Seychelles está el petrolero Carlos Bulgueroni y su mujer. Estuvieron allí el año pasado. Casi ningún país del mundo necesita visa para ir a ese lugar. Por eso, las negociaciones secretas de los Talibán con los occidentales comenzaron en Mahe, en la capital de la isla. ver nota completa en su fuente. clarin.com
Publicar un comentario