REYNAZUL.

sábado, 10 de agosto de 2013

Algunas prepagas ya envían cartas anunciando más subas POR GRACIELA GIOBERCHIO Se trata de un aumento que todavía no fue autorizado por la Superintendencia de Salud.

La historia vuelve a repetirse. Ya hay prepagas que están mandando cartas a sus afiliados para avisarles de un aumento que todavía no se autorizó. Lo mismo ocurrió el año pasado: mandaron primero las notas y después consiguieron que el Gobierno Nacional autoricen la suba. La confusión entre los 4,5 millones de beneficiarios que tiene el sistema en el país también vuelve a repetirse.
Según pudo saber Clarín, al menos las prepagas del Cemic y Sancor Salud ya enviaron cartas a sus afiliados avisando que desde el 1° de septiembre les aplicarán a las cuotas un aumento del 15% y les anticipan otro del 11% para el mes de diciembre.
En mayo, las prepagas habían aumentado un 8%, pero ese aumento no correspondía al año paritario 2013 sino que era el pendiente de 2012.
Este sería en realidad, el primer aumento correspondiente al año 2013, pero si se concretaran los dos aumentos (15% más 11% más el 8% de mayo) el porcentaje de incremento en 2013 sería superior al 37%. Las prepagas vienen negociando para que la Superintendencia de Servicios de Salud les autorice este aumento, que todavía no se concretó, para hacer frente a sus costos salariales y al impacto que tendrá en sus números la ley de fertilización, entre otros incrementos.
Entre los mails recibidos por Clarín, figura el de una afiliada a CEMIC que cuenta: “En mayo de este año me incrementaron la cuota un 8%, en setiembre lo elevarán un 15% y en diciembre un 11% , según me informaron en una carta fechada el 22 de julio que el miércoles llegó a mi casa. En total, de abril a diciembre 2013, el valor de la prepaga se incrementa un 37,86%. ¿No existe limite alguno sobre la aplicación de estos aumentos?”, pregunta.
La nota que envió el CEMIC dice que “las variaciones responden a los incrementos de costos del presente año y serán efectivizadas luego de cumplir con las obligaciones previstas en la regulación vigente”. En Sancor Salud dijeron algo similar: “Se trata de un aviso previo y se va a implementar cuando las autoridades lo autoricen”, explicaron en la línea de atención al cliente.
Sucede que por la ley que regula al sector, las empresas deben notificar los aumentos a sus afiliados con 30 días de anticipación.
Así, apenas son autorizadas, las subas quedan plenamente vigentes.
Néstor Gallardo, presidente de la ADEMP (Asociación de Entidades de Medicina Privada), una de las cuatro cámaras que reúne a las empresas del sector, aclaró a Clarín que “el envío de cartas de aviso es una decisión particular de cada entidad” y señaló que “es algo que ha ocurrido otras veces porque la Superintendencia define los aumentos con atraso. Entre otros costos, este mes ya hay que pagar un 16% de aumento al personal de los sanatorios y un 11% en diciembre. También hay que brindar coberturas más costosas a partir de la sanción de la ley de fertilización asistida.
Es una concatenación de hechos que complican la situación financiera de las empresas, algo que debería ser más fluido”, subrayó. En otras cámaras del sector, como CIMARA (Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina) y CEMPRA (Cámara de Empresas de Medicina Privada de la República Argentina) también dijeron que la Superintendencia de Salud aún no autorizó el aumento.
El año pasado, luego de las paritarias, el Gobierno autorizó un aumento del 7% en agosto, otro 9% en diciembre y 8% en mayo último. Las prepagas habían pedido que el último aumento del 8% se aplicara desde febrero pasado, coincidiendo con la última cuota de la paritaria de Sanidad. Sin embargo, el Gobierno demoró la autorización hasta mayo. Ahora está pasando algo parecido porque es un tema que incide en la inflación. Mientras tanto, fuentes de la Superintendencia señalaron que los afiliados no deben abonar ningún incremento no autorizado. fuente:clarin.com
Publicar un comentario