REYNAZUL.

lunes, 29 de julio de 2013

La policía europea, detrás de la “Pantera rosa” POR IDAFE MARTIN.

Las policías de media Europa buscan a la pantera rosa. Milan Poparicet, miembro de la banda de la "Pantera Rosa", responsable de decenas de robos en joyerías la década pasada, se escapó la semana pasada de la prisión suiza de Bochuz, en Orbe. 

Con la ayuda de dos cómplices, que dispararon fusiles de asalto para impedir que actuaran los guardias de seguridad, Poparicet escapó, junto a otro preso, después de que los dos cómplices reventaran con dos vehículos las barreras de seguridad de la prisión. Los cuatro escapados se fugaron en uno de los vehículos y prendieron fuego al segundo. No hubo heridos. 

Suiza movilizó a más de 50 agentes de policía para darles caza, impuso duros controles en las fronteras y avisó a los cuerpos de seguridad de los países fronterizos, principalmente a los franceses. 

Poparicet, ciudadano bosnio que cumplía una condena de seis años y ocho meses, es responsable de varios robos a joyerías de lujo. A la banda de la "Pantera Rosa", que tendría según la prensa suiza algo más de 100 miembros, se le atribuyen asaltos a joyerías de Dubai, Suiza, Liechtenstein, Mónaco, Tokyo, Londres, París, Alemania y Austria. 

El nombre se lo puso la policía británica después de que escondieran un diamante en un bote de crema para señoras, tal y como sucedía en un episodio de la película "La Pantera Rosa" que protagonizó Peter Sellers. 

En total, se les hace responsables de más de 150 robos de joyas por valor de 250 millones de euros en la última década. Poparicet sería uno de sus líderes, por lo que Suiza ya dio aviso a la Interpol. Aunque las autoridades suizas se encuentran frente a una dura presión, porque éste es el tercer miembro de la banda evadido de prisión desde el pasado mes de mayo. 

Entre sus grandes "éxitos", figura el robo de casi 30 millones de euros en joyas en el asalto en 2002 a una joyería de lujo en Londres. También se hicieron con un botín estimado en unos 25 millones de euros en un establecimiento en Tokyo en 2005, del que huyeron en bicicletas tras una operación de menos de un minuto. 

Y con un formidable botín de unos 70 millones de euros en el robo a una joyería de París en 2005 pocos meses después de atacar otra joyería en el paseo marítimo de Biarritz (Francia), de la que escaparon en un barco. 

Casualidad o no, pocos días después de la fuga de Poparicet, un sólo hombre, armado, robaba joyas en un hotel de Cannes (también en Francia) por valor de más de 150 millones de euros. fuente:clarin.com
Publicar un comentario