REYNAZUL.

lunes, 29 de julio de 2013

Informe de Lanata sobre los daños de Chevron en Ecuador Denuncian que hay pueblos contaminados por la actividad de la petrolera asociada a YPF.

Contaminación, negocios millonarios y pueblos devastados. Ese es el rastro que dejó Texaco -empresa adquirida por Chevron- en Ecuador y que anoche mostró Periodismo Para Todosen Canal 13. Jorge Lanata contó cómo dejó Ecuador la petrolera que acaba de ingresar a YPF, gracias a un decreto que beneficia a la firma con una concesión adelantada y automática de 35 años.
”Hay más de 80 mil resultados de análisis de suelo, agua o sedimento que prueban que Chevron dañó la Amazonía”, contó Pablo Fajardo, abogado de las víctimas de la contaminación en Lago Agrio que dejó la ex Texaco hace más de 20 años. Aunque Chevron acusa a Fajardo de sobornar jueces para que fallen en favor de los damnificados, el abogado cuenta que la petrolera tiene más de dos mil abogados trabajando en la causa. Recordó, además, el pesar que sintieron por el fallo de la Corte Suprema argentina, que revocó el embargo sobre las cuentas de la filial argentina de Chevron, a raíz del fallo por 19 mil millones de dólares en Ecuador.
Según relató la ambientalista Esperanza Martínez, el área de impacto total de la explotación petrolera abarcó dos millones de hectáreas, aunque la zona de concesión adjudicada a Texaco-Chevron fue de 400 mil hectéreas. Asimismo, Fernando Villavicencio, periodista ecuatoriano y referente de los grupos nativos del Amazonía, aseguró que al menos dos comunidades de aborígenes desaparecieron por la contaminación. Hernán Payaguaje es uno de los tantos hombres que sufrió por los derrames de petróleo que generó la Texaco y el no uso de una teconologia adecuada para la explotación petrolera.
Payaguaje mostró las secuelas que le quedaron luego de que “La Compañía” lo contratara por centavos para sacar, a mano desnuda, el petróleo de los piletones.
También la familia de Servio Curipoma sufrió la negligencia de Texaco-Chevrón. Su casa está a 150 metros de uno de los piletones de petróleo que la Texaco tapó, ocultó, cuando abandonó la zona.
Para crear conciencia y como una alternativa para sobrevivir, nació, en la zona afectada, lo que los lugareños dieron en llamar el Toxi Tour, un paseo por el desastre petrolero que nace a 45 kilómetros de Lago Agrio y se extiende hasta el Amazonas. “Muchas veces, nosotros tratamos de ocultarles la verdad a los turistas, nosotros vivimos de esto (turismo ecológico). Esto (el derrame) nos está afectando mucho y la gente que vive en este lugar tiene muchas enfermedades”, contó Jorge Maigua, guía de Cuyabeno.
El ex ministro de Energia de Rafael Correa, Alberto Acosta, recordó una anécdota, ante la consulta de Lanata, que demostró hasta dónde llegaba el poder de Texaco, la actual Chevron.
Lo contó así: “Hubo una ruptura del gasoducto que viene desde el Lago Agrio y llega hasta la ciudad de Quito, y para poder repararlo tuvimos que esperar muchísimas horas hasta que nos autorizara el gerente de la Texaco. Siendo la compañía estatal la que tenía la mayoría accionaria tuvimos que esperar muchísimas horas para poder hacer las reparaciones. Creo que éstos son hechos que demuestran que Texaco tenía el control no sólo de un numero reducido de acciones, sino elcontrol del funcionamiento de la empresa ”. fuente:clarin.com
Publicar un comentario